EFESevilla

La tasa de empleabilidad de los beneficiarios de los programas de fomento del empleo juvenil a través de los ayuntamientos puestos en marcha por la Junta de Andalucía en 2014, 2015 y 2016 rondó el 20 % , según se extrae de un informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía.

También destaca el informe fiscalizador que la empleabilidad de la mayoría de los jóvenes en forma de contratos posteriores se realiza por un periodo muy corto, con una duración media de hasta treinta días.

Estos planes tuvieron un mayor impacto en los municipios de menor dimensión, a diferencia de la segunda edición, cuyo efecto fue más fuerte en los grandes municipios; prácticamente la totalidad de los beneficiarios tiene estudios secundarios obligatorios; el colectivo con mayor impacto fue el de más de un año desempleado y el mayor número de contrataciones correspondió a las ocupaciones elementales, según el informe.

En cuanto al gasto, se han utilizado todos los recursos disponibles que fueron de 323,95 millones, de los cuales 173,9 millones se destinaron a la primera edición en los ejercicios 2014 y 2015, y 150 millones se consignaron para la segunda edición en 2016.

La práctica totalidad de los ayuntamientos andaluces han contratado en total a 36.288 y 17.283 jóvenes desempleados en cada edición, representativos de 40.222 y 17.617 contratos, respectivamente.

El impacto en la creación de empleo, medido como el porcentaje de jóvenes beneficiarios sobre la población joven desempleada, alcanzó un grado del 3 % y 7 %, respectivamente, mientras que en la segunda segunda edición fue superior al 1% sobre las cifras de jóvenes parados del periodo que transcurre desde el tercer trimestre de 2017 al segundo trimestre de 2018.

Los destinatarios de estas ayudas fueron los jóvenes andaluces (personas entre 18 y 29 años inclusive), mediante la formalización de un contrato por parte de los ayuntamientos andaluces y el importe de la ayuda por contrato consiste en una cantidad a tanto alzado que se determina atendiendo a la duración del mismo y al grupo de cotización de la persona.

Asimismo, la Cámara ha detectado que el Servicio Andaluz de Empleo no ha elaborado un plan de seguimiento y control, ni ha realizado una evaluación final que "no permiten valorar el cumplimiento del objetivo de la iniciativa".