EFESevilla

La Fiscalía de Sevilla se ha opuesto a la petición del propietario de Magrudis y su hijo de salir de prisión, donde permanecen desde el pasado 26 de septiembre, al entender que pueden huir o destruir pruebas y así alterar la investigación sobre el brote de listeriosis detectado en verano.

Según han informado a Efe fuentes del caso, la fiscal ha remitido un escrito al Juzgado de Instrucción número 10 de Sevilla en el que rechaza la solicitud del abogado de José Antonio Marín y su hijo Sandro y reclama que ambos continúen en prisión provisional, comunicada y sin fianza por la gravedad de los delitos que se les atribuyen.

En concreto se trata de un delito contra la salud pública en concurso ideal con tres homicidios por imprudencia, dos delitos de lesiones al feto con resultado de aborto y varias lesiones por imprudencia grave.

La representante del Ministerio Público, que también considera que existe peligro de que ambos huyan de la Justicia, justifica el riesgo de destrucción de pruebas en que la investigación llevada a cabo por la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA) de la Guardia Civil todavía no ha acabado.

La jueza Pilar Ordóñez ordenó el pasado 26 de septiembre la prisión provisional, comunicada y sin fianza para el gerente de Magrudis y uno de sus hijos y aseguró que ambos sabían que la bacteria de la listeria estaba en sus instalaciones desde diciembre de 2018.

En el auto en que acordaba el ingreso en prisión, la instructora cifró en 800.000 euros el gasto que el brote ha causado a la sanidad pública e indicó que la consecuencia de los delitos atribuidos a los detenidos fue "una intoxicación masiva con resultado de muertes, lesiones a fetos con resultados de abortos y lesiones a lo largo de todo el territorio nacional, especialmente en Andalucía".

Tanto Marín como su hijo Sandro, que figura como administrador único de Magrudis, se exponen a penas que pueden ir desde 17 años de cárcel a 4 por los cuatro tipos de delito que les achacan la jueza de Instrucción y la asociación de consumidores Facua, que también ha solicitado que los investigados continúen en la cárcel.