EFESevilla

La Plataforma en defensa del Tren Rural de Andalucía se ha manifestado este sábado en Sevilla para denunciar los recortes del servicio de cercanías y media distancia de Renfe como consecuencia de la puesta en marcha del AVE Sevilla-Granada.

La manifestación, en la que han participado alcaldes de distintos municipios, así como representantes sindicales y de partidos políticos, ha discurrido desde la estación de tren de San Bernardo hasta el Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta.

Con esta manifestación finalizan las movilizaciones convocadas en varias etapas desde el pasado 12 de octubre, cuando comenzaron en Bobadilla (Málaga).

El objetivo de estas movilizaciones es sensibilizar a los ciudadanos de las poblaciones afectadas de la decisión del Consejo de Ministros del pasado agosto por la que eliminó la consideración de servicio público de una gran parte de los trenes regionales de Andalucía.

En declaraciones a los periodistas, el parlamentario de Adelante Andalucía Nacho Molina, que ha participado en la manifestación, ha subrayado que Andalucía tiene un "importante déficit ferroviario con líneas en desuso, líneas abandonadas y, sobre todo, líneas en peligro".

Ha pedido al Gobierno en funciones de Pedro Sánchez que aclare si se va a aplicar el decreto aprobado el pasado verano y si va a "desmantelar" parte del servicio de ferrocarril público de los andaluces.

Según Molina, las líneas de cercanía y de media distancia sólo acaparan un 20 % de la inversión frente al 80 % de la Alta Velocidad, que está "sólo al alcance de unos cuantos".

Por su parte, el coordinador de IU Andalucía, Toni Valero, ha dicho que es "fundamental" defender los trenes de cercanía por su "eficiencia ecológica" además de su "importancia social", pues sus precios permiten que la mayoría de los ciudadanos puedan recurrir a ellos.

Asimismo, ha defendido que contribuyen a vertebrar Andalucía, lo que es importante ante el problema de la despoblación.