EFEAlmonte (Huelva)

La Virgen del Rocío ha salido de Almonte (Huelva) sobre las 6:30 horas, después de diez horas de paseo vestida de Pastora por el pueblo, rumbo a su aldea, a hombros de los almonteños, arropada por multitud de fieles, y tras ser cubierta por las camaristas con un capote para protegerla.

Así, tapada para impedir que el polvo dañe la imagen, ha iniciado el camino de 15 kilómetros que la separan de la aldea de El Rocío después de una estancia que la pandemia ha prolongado 24 meses más de lo previsto, ya que en vez de los nueve que suele estar con su pueblo cada siete años, en esta ocasión han sido 33.

El conocido como traslado de la Virgen se iniciaba ayer sobre las 20.34 horas cuando los almoteños cogieron las andas de las parihuelas en la que esperaba su patrona ataviada para la ocasión de pastora, y la sacaron de la Parroquia de la Asunción tras el rezo de la salve.

Unas ocho horas más tarde la imagen alcanzaba el Parque del Chaparral,donde un templete la esperaba para que sus camaristas le cubrieran con un capote la cabeza y el torso y, con un pañito, su rostro protegiéndola del polvo del camino que separa Almonte del Rocío.

Los primeros kilómetros de este recorrido nocturno estuvieron marcados por la afluencia de gente, ya que son miles las personas que quieren acompañar a la Virgen en este traslado histórico en algún punto del camino.

Unos 1.200 efectivos forman el dispositivo 'Venida' de seguridad del Plan Romero 2022, activado para garantizar la seguridad en el recorrido de la Blanca Paloma hasta su aldea.