EFEMadrid

Los reyes han promocionado este lunes el turismo a Andalucía recorriendo lugares emblemáticos como el casco histórico de Sevilla y varios patios cordobeses y muy preocupados por el impacto social de la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus.

Felipe VI y doña Letizia han visitado Andalucía en una jornada con 40 grados de temperatura y en la que ha sido su tercera parada de la gira autonómica que ya les llevó la pasada semana a Canarias y Baleares.

Acompañados entre otras autoridades por el presidente de la Junta andaluza, Juan Manuel Moreno, y la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesus Montero, se han acercado hasta la catedral y el Real Alcázar de Sevilla y han dado un paseo entre ambos edificios en medio de vivas a España y a los reyes.

Con la Giralda a sus espaldas han posado para los informadores gráficos antes de mantener una reunión con una treintena de empresarios encabezados por el presidente de la patronal andaluza, Javier González de Lara.

Ante ellos, según ha informado Zarzuela, el rey ha resaltado la gran preocupación de todos por la vertiente social y económica de la crisis y ha hecho hincapié en que es preciso paliar las consecuencias sociales y en el empleo.

A la vez, ha expresado su reconocimiento hacia la sociedad por aguantar la situación y, ahora, intentar lograr la recuperación lo antes posible, al tiempo que ha reiterado su confianza en España, en sus administraciones, la sociedad civil y la empresa.

La reina ha destacado igualmente la implicación y compromiso con los más vulnerables y el apoyo al tercer sector por parte de los empresarios andaluces.

Su presidente ha abanderado el papel de las empresas como "la palanca de activación de una economía fortalecida, con más productividad, más competitiva, moderna y digital".

Los efectos sociales de la crisis los han podido comprobar los reyes sobre el terreno en uno de los barrios más pobres de España, el sevillano de las Tres Mil Viviendas.

Allí han visitado un centro cívico que atiende a muchas personas en exclusión y han sido informados de las acciones que han llevado a cabo para paliar la difícil situación provocada por la crisis sanitaria y económica.

Entre ellas, la atención alimentaria a unas 5.000 familias, ayuda al estudio de niños que carecen de herramientas digitales y medidas ante problemas endémicos del barrio como el alcoholismo y la drogadicción.

De la misma forma, han intentado buscar alternativas laborales para muchas personas con trabajos frágiles y ligados en gran parte al turismo que había desaparecido de la capital andaluza.

Desde allí, la pareja real se ha trasladado al centro social de la Fundación Don Bosco, ubicado en este mismo barrio, dedicado a la inserción, formación y orientación laboral y donde, al igual que en el anterior, también han sido recibidos con aplausos y vivas a los reyes a los que han respondido con saludos.

Han sido informados de la tarea desarrollada por el centro en estos meses y han recorrido los talleres de electricidad, hostelería (donde han conversado con Hassan, un joven de Guinea Conakry que llegó hace dos años a España y al que la reina ha deseado mucha suerte) y costura, lugar en el que se estaban confeccionando mascarillas de protección frente al virus.

Los reyes han llevado las suyas durante gran parte de su visita tanto en Sevilla como en Córdoba, así como en el trayecto entre ambas ciudades que han realizado en AVE.

En la capital cordobesa, en vez de María Jesús Montero ha sido la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, quien ha acompañado a los reyes, que han visitado dos de los característicos patios de la ciudad.

"Preciosos. Esperamos que venga mucha gente a visitarlos", ha respondido el rey ante las preguntas de los periodistas en las que se interesaban por conocer su impresión tras el recorrido que habían hecho entre aplausos de los cordobeses que les esperaban en los alrededores y que han lanzado vivas a España, a los reyes y a la unidad del país.

Se han acercado hasta la sede de la Asociación Amigos de los Patios Cordobeses y, después, al contiguo Patio de las Costureras, donde han saludado a un grupo de vecinas que les han comentado la tradición de ese lugar.

Tras su recorrido por las calles cordobesas, los reyes (a quienes Juan Manuel Moreno ha agradecido su implicación con Andalucía) han emprendido viaje de regreso a Madrid poniendo fin a la tercera etapa de su gira autonómica.

Una gira que les llevará el próximo jueves a Cuenca y, el viernes, a Benidorm (Alicante) y Valencia.