EFECórdoba

Los reyes han cerrado este lunes su visita a Andalucía con motivo de su gira por todas las comunidades autónomas con un recorrido por varios de los emblemáticos patios cordobeses y con una llamada a visitarlos.

"Preciosos. Esperamos que venga mucha gente a visitarlos", ha respondido el rey ante las preguntas de los periodistas en las que se interesaban por conocer su impresión tras el recorrido que habían hecho por algunos de esos patios.

Felipe VI y doña Letizia, que durante la mañana protagonizaron varios actos en Sevilla, se trasladaron desde la capital andaluza hasta Córdoba, donde fueron recibidos por la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo.

Calvo tomó el relevo de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien fue la representante del Gobierno que acompañó a los reyes durante las horas que pasaron en Sevilla.

En ambas ciudades estuvieron acompañados también por el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y entre las autoridades que se sumaron a la visita a Córdoba ha estado el alcalde de la ciudad, José María Bellido.

Córdoba ha recibido a los reyes con una temperatura de 40 grados y la pareja real ha iniciado un paseo a pie hacia la calle San Basilio entre aplausos de los cordobeses que les esperaban en los alrededores y que han lanzado vivas a España, a los reyes y a la unidad del país.

Entre saludos a las personas concentradas en aceras y balcones, algunas de ellas con banderas de España, se han acercado hasta el patio en el que tiene su sede la Asociación Amigos de los Patios Cordobeses, cuyo presidente, Miguel Ángel Roldán, les ha explicado la tarea de esta entidad.

En este patio se encontraba ensayando y grabando para una campaña del ayuntamiento de Córdoba la soprano Auxiliadora Toledano, premio Princesa de Girona, acompañada de varios músicos de la Orquesta de Cuerdas Municipal de Córdoba.

Posteriormente, se han dirigido al contiguo Patio de las Costureras, donde han saludado a un grupo de vecinas que les han comentado la tradición de ese lugar.

Ha sido a la salida cuando el rey ha elogiado la belleza de los patios cordobeses y ha animado a visitarlos.

Vecinas de este segundo patio han comentado posteriormente a los periodistas que la pareja real se ha mostrado muy interesada por su labor y que han aprovechado para invitarles a volver a Córdoba en la fiesta de las Cruces.

Les han trasladado también que estos patios no son solo macetas, sino también personas que viven en ellos, y les han obsequiado con dos hueveras de cerámica para sus hijas.

Los patios compiten anualmente en un certamen que está a punto de cumplir un siglo y fueron declarados en 2012 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En el primero que han visitado los reyes, antigua casa de vecinos, hay cinco talleres de artesanía, una sala de exposiciones, y las sedes de la propia Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses, de la Cofradía Gastronómica del Salmorejo Cordobés y de la tuna de "veteranos" conocida como la cuarentuna.

Gracias a esos talleres este es el único patio que tradicionalmente ha estado abierto al público de forma gratuita durante todo el año aunque es el único que participa en el concurso en el que no vive nadie.

Tras su recorrido por las calles cordobesas, los reyes han emprendido viaje de regreso a Madrid poniendo fin a la tercera etapa de su gira autonómica.