EFECOMMadrid

Los titulares de las emisiones de bonos NM2, Abenewco 1MC, Senior Old Money y Junior Old Money de Abengoa han dado el visto bueno al acuerdo de reestructuración financiera al que llegó la ingeniería con sus principales acreedores en agosto.

El plan de reestructuración de Abengoa, cuya matriz ha solicitado preconcurso de acreedores, pasa por cuatro puntos: la financiación con apoyo del ICO, la concesión de avales, la capitalización de deuda de proveedores y acreedores, y la modificación de las condiciones de sus bonos.

Según ha informado este miércoles la multinacional especializada en los sectores de infraestructuras, energía y agua a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se han obtenida las adhesiones necesarias por parte de los titulares de las cuatro emisiones de bonos a los cambios propuestos para cada una de ellas en el acuerdo firmado en agosto.

Abenewco 1, sociedad titular de los principales activos y negocios del grupo, recibirá un préstamo a 5 años de hasta 230 millones de euros con la garantía del Estado a través del Instituto de Crédito oficial (ICO), y otros 20 millones que aportará la Junta de Andalucía.

Además, ha firmado una línea de avales revolving a 5 años de hasta 126,4 millones, ampliable hasta 300 millones, para financiar las necesidades de contratación y ejecución prevista hasta finales de 2021, que cuentan con la cobertura de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce).

La compañía debe lograr que los acreedores que suman 153 millones de euros (antiguos proveedores de Abengoa) acepten convertir esa deuda en préstamos participativos antes de que venza el plazo para negociar que otorga el preconcurso (mediados de diciembre).

Desde 2015, la compañía ha requerido para seguir a flote y no quebrar más de 10.000 millones en quitas y capitalización de deuda por parte de sus acreedores (bancos, bonistas o proveedores), al tiempo que los antiguos accionistas han visto diluida su participación en un 95 %.

Con la crisis del COVID-19, el grupo volvió a presentar problemas de liquidez e inició una nueva reestructuración, que en el caso de Abenewco esperan cerrar entre septiembre y diciembre, y en el de Abengoa antes del 18 de diciembre, cuando vencen los cuatro meses de plazo para negociar con acreedores para evitar la quiebra.

El coronavirus, además de impactar en el negocio, ha supuesto el cierre de los mercados de capitales y que la compañía tuviera que poner fin a las negociaciones que estaban en marcha con tres empresas para dar entrada a un socio, proceso que prevén retomar una vez cerrada la reestructuración.

Una vez finalizada, Abenewco, que es una cuarta parte de lo que en su día llegó a ser Abengoa en términos de facturación y empleo, tendrá como accionistas principales a el fondo KKR y Banco Santander, con aproximadamente el 17 y el 20 % del capital, respectivamente.