EFEParís

Las ciudades de Barcelona y Sevilla presentaron este martes en París una campaña turística para el público francés que ofrece como atractivo los contrastes y los puntos en común de ambas localidades, lo que supone un "maridaje" de 1.000 kilómetros de distancia.

"Dos ciudades y un destino" es el nombre comercial que recibe esta iniciativa que se apoya en cinco ejes que comparten las dos ciudades -arquitectura, gastronomía, literatura, moda y sostenibilidad- y que aspira a que los franceses visiten las dos localidades en unas mismas vacaciones.

"España os espera porque merecéis venir a España", dijo el embajador español en Francia, José Manuel Albares, que abrió el acto antes de ceder la palabra a los representantes de los dos ayuntamientos implicados: Juan Espadas, alcalde de Sevilla; y Jaume Collboni, primer teniente de alcalde de Barcelona.

El sevillano, elegido el domingo nuevo secretario general del PSOE andaluz, destacó que el turismo francés es el más mayoritario en la ciudad después del nacional y señaló que con esta campaña esperan llegar a un turista distinto del que busca el sol y la playa.

Collboni ilustró el lazo entre las dos ciudades mencionando su caso personal (su familia materna es sevillana), reivindicó la necesidad del turismo para recuperar puestos de trabajo perdidos por la covid-19 y defendió que esta propuesta de visita conjunta permitirá al forastero "entender mejor la idea de España".

UN RELATO CONJUNTO

Los impulsores de la estrategia aspiran a que las conexiones aéreas y de ferrocarril, que ellos califican de "muy buenas", sirvan de puente para los turistas que acepten la propuesta.

Marian Muro y Antonio Jiménez, directores de Turismo de Barcelona y de Sevilla respectivamente, concretaron cuáles son los hilos invisibles que tejen esta campaña.

"En arquitectura, el lazo entre Barcelona y Sevilla lo establecen Antoni Gaudí (1852-1926) y Aníbal González (1876-1929), ya que ambos trabajaron con la forja, con los azulejos y con un uso parecido del color", expuso Jiménez.

El vínculo literario recae en las espaldas de Antonio Machado, sevillano de nacimiento que vivió y escribió en Barcelona antes de exiliarse a Francia.

En cuanto a la moda, la iniciativa vende el contraste entre la vanguardia textil catalana con la historia del estilo flamenco.

Los productos de proximidad son la punta de lanza de la oferta gastronómica de "Dos ciudades, un destino", y la apuesta por un turismo sostenible y respetuoso con el medio ambiente es la última pieza de este puzzle comercial.

"Lo que hemos hecho es crear un relato conjunto de las dos ciudades para dárselo a los operadores turísticos y que ellos lo utilicen como reclamo", sintetizó Muro.

La directora de Turismo de Barcelona insistió también en que esta campaña busca a un "cliente de calidad, que tiene inquietudes por ir a ver una ópera al Liceo o por comer en restaurantes de estrella Michelin", aunque aseguró que no renuncian al turista de sol y playa.

Muro también ha hecho previsiones para el balance turístico de este verano en Barcelona: "Hemos tomado el número de visitantes europeos de 2019 y lo hemos dividido entre dos, lo que nos deja una horquilla de entre 2,5 y 3 millones de visitantes".

No obstante, la campaña turística junto a Sevilla no termina en París ni es solo para este verano.

"En octubre queremos ir a Nueva York y a Emiratos Árabes, con una estrategia adaptada a estos mercados, que esperamos recuperar plenamente en 2023", concluyó.