EFESevilla

El presidente de Abengoa, Clemente Fernández, ha sostenido este martes que la financiación privada es la que "salvará" a esta compañía, y ha asegurado que la "solución" que buscan las administraciones públicas ya existe con la propuesta presentada de convenio concursal y la oferta vinculante de un inversor.

La matriz del grupo Abengoa, en proceso de liquidación, ha propuesto negociar con sus acreedores la devolución de su deuda en tres años con una quita del 97 % y dar entrada a RCP y a Sinclair Capital con una inyección de 200 millones de euros, como vía para evitar su liquidación y favorecer la integridad del grupo.

Esta operación, que también supondría la aportación de 300 millones en avales bancarios, está supeditada a que se levante la disolución y liquidación de la matriz decretada el pasado viernes por el juzgado Mercantil de Sevilla.

"Tal y como está la empresa, no necesita inversión pública, sino privada; la ventaja de nuestra oferta es que incluye avales privados y para 'el completo' de la compañía, se dará el dinero que necesite", ha asegurado Fernández en una entrevista en Canal Sur Radio.

"El grupo internacional que hemos traído apuesta por Abengoa, que es una empresa rescatable", ha asegurado Fernández , tras lo que ha apostillado: "nosotros hemos llegado para salvar la empresa 'in extremis'".

Aunque no ha querido restar valor a la reunión celebrada ayer en Sevilla con la participación del Gobierno, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla, en la que se comprometieron a "salvar lo que se pueda" de la compañía, ha insistido en que la solución que pretenden buscar las administraciones ya existe con la financiación privada.

"Lo otro es muy complejo y la empresa no está para aguantar más tiempo", ha considerado, a la vez que ha asegurado que "se dará el dinero que necesite la compañía".

"Nuestra opción es inmediata, no necesita la aprobación de nadie, salvo el juez", ha indicado.

Ha sostenido además que este proyecto daría "carga adicional inmediata" a la compañía, lo que supondría rescatar prácticamente a todos los trabajadores.

Los empleados, según ha dicho, no conocían que se iba a presentar una oferta privada, lo que ha achacado a que están "manejados" por determinados directivos.