EFEMadrid

El Parque Nacional de Doñana contiene un gran potencial "económico, social y ambiental" pero está rodeado de numerosas "amenazas" por lo que su evolución durante los próximos diez años supone "una oportunidad y un reto", según el director de conservación de WWF España, Enrique Segovia.

Así lo ha afirmado este martes Segovia durante la presentación virtual del estudio "Doñana y el estuario del río Guadalquivir. Análisis de WWF España sobre sus problemas ambientales", elaborado por esta organización conservacionista.

Mantener en óptimas condiciones los lugares "emblemáticos" que posee Doñana requiere de "una gestión integrada" que coordine los diferentes sectores de actividad, entre los que se encuentran la agricultura, la ganadería o el turismo, y ello a su vez requiere la actuación e implicación de poderes nacionales, autonómicos y municipales.

"Las principales amenazas de este espacio natural provienen de fuera y están interrelacionadas, aunque tienen diversos impactos", ha afirmado el especialista de WWF España al referirse a este espacio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994.

Así, "Doñana es agua y sin embargo asistimos al robo de este recurso en el territorio", lo que constituye un problema especialmente grave: el principal al que se enfrenta este ecosistema, que padece de sobreexplotación en su acuífero y sus arroyos por culpa de un millar de pozos ilegales practicados por "la agricultura de bajo invernadero de frutos rojos".

A ello hay que sumar que hasta 1.600 hectáreas de cultivo bajo plástico "no cumplen con los requisitos necesarios" a la hora de proteger los recursos naturales, puesto que las lonas de estas plantaciones "cubren las orillas de los cauces" y "transforman suelo forestal en agrícola", lo que genera mayor presión al entorno natural.

Segovia ha apuntado además que el planeta se encuentra en "un escenario de cambio climático" cuyos efectos "se perciben en las temperaturas más elevadas o en la afección a lagunas temporales y a otros ecosistemas hídricos", lo cual contribuye a "sumergir" Doñana en "una ecuación de problemas ambientales".

En la presentación del informe también estuvo presente el coordinador de la Oficina de Doñana de WWF España, Juanjo Carmona, quien ha insistido en que tanto el Parque Natural como los 25 municipios que forman parte del estuario del Guadalquivir necesitan "un modelo de desarrollo sostenible" para asegurar "el futuro del humedal más importante de Europa".

Por ello, "hay que apostar por su potencial para las energías renovables" y no invertir o apoyar otras fuentes como "el almacenamiento de gases o las minas".

En la misma línea, Carmona ha pedido evitar los planes de "urbanismo depredador por encima de las necesidades de los municipios o la construcción de campos de golf" que supondrían "un retroceso" para la zona.

WWF España considera que las medidas de protección tienen que aplicarse de forma "efectiva e inmediata" para no poner a Doñana en "una situación límite".