EFESevilla

El Hospital Universitario Virgen del Rocío aporta dos de los cinco pacientes para un ensayo mundial que busca un antibiótico eficaz frente a infecciones por bacterias multirresistentes, que se ha reanudado tras las limitaciones de suministros causado por la pandemia de coronavirus.

El centro sanitario público explica en un comunicado que el hospital sevillano es el primero de España en aportar pacientes a este estudio, en el que participan 51 centros internacionales.

La inclusión del primer paciente REVISIT en el Hospital Virgen del Rocío a finales de septiembre 2020 "ha supuesto un gran hito en la fase 3 del programa que investiga el uso de la combinación de antibióticos Aztreonam-Avibactam (ATM-AVI) frente a las infecciones bacterianas graves que no responden a la medicación actualmente o para las que no existen tratamiento", según el hospital.

Quince días después se incluyó al segundo paciente, lo que "pone de manifiesto la gran motivación, excelente organización y conciencia investigadora de su equipo multidisciplinar a pesar de la presión asistencial extra asociadas a la pandemia por covid-19", añade el hospital.

En este proyecto participan profesionales de los servicios de Cirugía General, Cuidados Intensivos, Farmacia, Microbiología y Enfermedades Infecciosas junto con la Unidad de Investigación Clínica y Ensayos Clínicos del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

El ensayo se incluye en el proyecto europeo COMBACTE (Combatting Bacterial resistance in Europe), financiado por la Innovative Medicines Initiative (IMI), un consorcio público privado entre la Unión Europea y la Federación Europea de la Industria Farmacéutica (EFPIA).

José Miguel Cisneros, jefe de la unidad de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva y coordinador a nivel nacional del ensayo, ha destacado que el proyecto "ha logrado un hito importante en el desarrollo clínico de este nuevo antibiótico, que es particularmente prioritario por su actividad frente a las enterobacterias productoras de carbapenemasas tipo metalo-beta-lactamasas, para las que en la actualidad carecemos de tratamiento óptimos”.