EFESevilla

El PSOE presenta en Sevilla de nuevo a Juan Espadas para intentar mantener la alcaldía de la única gran ciudad española gobernada por los socialistas, que logró en 2011 a pesar de tener un concejal menos que el PP gracias al respaldo de IU y de Participa Sevilla, la marca local de Podemos.

Espadas, que cumple 53 años en septiembre y fue consejero andaluz de Vivienda y senador, obtuvo en 2015 once concejales frente a los doce del PP, que en los comicios de 2011 logró una holgada mayoría absoluta al llegar a los veinte ediles con el exministro Juan Ignacio Zoido como candidato, protagonista también del bajón de votos de hace cuatro años.

El alcalde socialista, que tuvo 103.238 votos hace cuatro años, 3.000 menos que el PP en 2015 y que ahora es el favorito en las encuestas, ha gobernado en minoría y ha llegado a acuerdos con todos los partidos del Ayuntamiento: Ciudadanos (3 concejales), Participa (otros tres), IU (dos concejales) e incluso con los populares.

Espadas, un "susanista" y católico de misa cada domingo, ha aprobado tres presupuestos y cuatro ordenanzas fiscales con varias combinaciones de partidos, así como un Plan Estratégico con IU y Participa.

Por el PP se presenta en esta ocasión Beltrán Pérez, licenciado en Derecho y de 44 años, quince de ellos como concejal sevillano; mientras que por Cs lo hace Álvaro Pimentel (41 años), hermano menor del exministro Manuel Pimentel y sin experiencia política previa, igual que la candidata de Vox, la psicóloga Cristina Peláez, que se presentó en 2015 y tuvo 1.495 votos.

Participa e IU lo hacen este año conjuntamente bajo el nombre Adelante Sevilla, como hicieron ambas formaciones en las elecciones andaluzas, y la candidatura la encabeza Susana Serrano, que ya lo hizo al frente de la marca local de Podemos.

El metro, una demanda de la ciudad desde los años 70 del anterior siglo y del que solo se ha construido una línea, inaugurada en 2009, es una reclamación que este año se repite de nuevo, y en la campaña, que comenzó en plena Feria, la propuesta más sorprendente hasta ahora es la del candidato socialista: traer a Sevilla al Papa Francisco.

Sevilla es la mayor ciudad andaluza y la cuarta de España, con 688.000 habitantes, y el Ayuntamiento está formado por 31 concejales, dos menos que en 2011, por el descenso de la población.

Según el último barómetro del CIS, el PSOE ganaría ampliamente las elecciones municipales en Sevilla con entre 13 y 15 concejales (la mayoría absoluta son 16), el PP obtendría entre 8 y 10 y Vox se quedaría fuera del consistorio al no conseguir ningún concejal.

El sondeo estima que Adelante Sevilla conseguiría 5 o 6 concejales y Ciudadanos 3 ó 4.

Una de las claves de las próximas elecciones municipales se sitúa en el barrio de Sevilla Este, con 100.000 habitantes, y uno de los retos es lograr la mejora de los barrios Los Pajaritos y Polígono Sur, de los más pobres de España y con tasas de paro superiores al 50 por ciento.

En las elecciones andaluzas de diciembre de 2018, el PSOE obtuvo en Sevilla 84.538 votos; Adelante Andalucía 63.204; Ciudadanos 62.914; el PP se quedó en cuarto lugar con 62.831 votos y Vox sumó 41.363 votantes.

En las elecciones generales del pasado 28 de abril, el PSOE volvió a ser el partido más votado en Sevilla, con 133.592 votos; mientras que el PP fue segundo, con 72.179; Ciudadanos tuvo el respaldo de 68.825 votantes; Podemos de 66.407 y Vox de 52.989.

Los próximos comicios locales se celebran cuando este año, según el primer barómetro económico de la Universidad Loyola de Andalucía, la variación anual de la actividad económica en Sevilla puede situarse dos décimas por encima de los valores esperados para el nivel regional y nacional (2,4 % frente al 2,2 %), auspiciada por una mayor fortaleza de la demanda interna.

El crecimiento de la ocupación en 2019 puede situarse en el entorno del 3,5 %, mientras que la tasa de paro podría bajar del umbral del 20 % hasta situarse en el entorno del 19,8 % a lo largo del año frente al 21,27 % actual.

Manuel Rus