EFESevilla

La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, ha destacado "la excepcionalidad y la calidad" de busto del emperador romano Adriano incautado en Écija (Sevilla).

La pieza fue incautada por la Guardia Civil en una finca privada de la localidad sevillana, estará custodiada por el Museo Arqueológico de Sevilla, a pesar de encontrarse en estos momentos en deposito judicial, y podrá exhibirse en él una vez que la Junta de Andalucía se haga cargo de la pieza.

En conferencia de prensa, la consejera de Cultura, ha destacado el trabajo "impresionante de la Guardia Civil", a la que ha agradecido la recuperación del busto para "el disfrute de todos".

De la pieza romana ha celebrado el buen estado de la conservación del mármol y la enorme fama histórica y literaria el emperador representado al que unen "fuertes lazos con esta tierra" y que "tenía que volver a su casa", ha dicho la consejera.

Por su parte, la directora del Museo, María Soledad Gil, ha explicado que, a pesar de unas roturas antiguas que presenta la pieza, su mármol es de "excelentísima calidad", y ha explicado que se trata de un objeto de importación, de procedencia no hispánica, "estilísticamente muy bien realizada" y los futuros análisis deberán certificar si se trata, como se especula, de material de origen heleno.

El Museo Arqueológico expondrá el busto de Adriano, cuya efigie representa una etapa temprana de su periodo en el poder, de manera conjunta con otro localizado hace algunos años y que pertenece a etapas más avanzadas del emperador, nacido en Itálica, según ha dicho la directora de la institución.

El busto romano fue incautado en una finca privada de uso agrícola de Écija (Sevilla), después de un registro de varias horas llevado a cabo por la Guardia Civil el pasado 14 de julio, tras el cual se detuvo a tres personas de la misma familia que tenían intención de poner la pieza en venta y que se encuentran imputados acusados de delitos de apropiación indebida y contra el Patrimonio Histórico.

Desde su llegada al museo, la escultura ha sido sometida a una limpieza manual de barro y tierras adherida, a la espera de poder realizar una limpieza química en suelo húmedo para eliminar de manera más exhaustiva los residuos que acumula, para su "completa restauración y consolidación", ha explicado Soledad Gil.

A causa de la excepcionalidad de la pieza, las primeras estimaciones destacaron el alto precio que habría podido adquirir en el mercado negro o en el ámbito de las subastas, que pudo superar los 500.000 euros, según ha informado la Junta de Andalucía en un comunicado.

En el mundo sólo se conservan cinco modelos parecidos a este busto, con coraza y manto militar, localizables en ciudades como Roma, Florencia o Nápoles.