EFESevilla

La consejera de Fomento, Marifrán Carazo, ha pedido este miércoles al gobierno un acuerdo de cofinanciación para poder empezar a licitar el tramo norte de la línea 3 del Metro de Sevilla, que tras su revisión y actualización más de diez años después de la redacción del proyecto inicial, ha pasado de una inversión de 700 millones a 1.045 millones.

En un acto en el que ha participado el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, y al que han asistido representantes empresariales de la construcción, sindicales, de colegios profesionales y vecinales, la consejera ha presentado el proyecto revisado, actualizado y completado del tramo norte de la línea 3 del Metro de Sevilla -en 2009 entró en funcionamiento la línea 1- y que comprende el trayecto entre el barrio de Pino Montano y el Prado de San Sebastián, con una longitud de 8,9 kilómetros en doce estaciones soterradas salvo una.

La consejera ha asegurado que se presenta hoy este proyecto "no por ser 2022 un año electoral" sino porque desde que el PP llegó a la Junta se comprometió con la ampliación de esta infraestructura, a la que ha destinado cuatro millones para su revisión tras "cero euros del anterior ejecutivo socialista", y ha asegurado que la Junta podría licitar esta primavera la obra del ramal técnico, que supone en total siete millones, para que las obras empiecen a finales de este año si se alcanza un acuerdo global de cofinanciación con el Gobierno.

El alcalde de Sevilla ha avanzado que el próximo 26 de enero visitará la ciudad la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, y se ha mostrado optimista con que se pueda alcanzar un acuerdo de cofinanciación entre la Junta y el Estado y contar también con financiación comunitaria, por lo que ha sostenido que a esa reunión hay que ir con una "propuesta clara y efectiva" para poder licitar cuanto antes la obra de este proyecto estratégico para Sevilla.

"Estamos hartos de esperar. Trece años son muchos para tener una red diseñada sin que se hayan producido avances significativos desde 2010 -cuando se hizo el anterior proyecto constructivo de la línea 3-", ha lamentado el alcalde de Sevilla, quien ha valorado la "decisión firme" del gobierno andaluz para priorizar esta infraestructura y ha ofrecido la colaboración del ayuntamiento para conseguir un acuerdo de cofinanciación con el Estado.

En este sentido, la consejera ha recordado que el Estado participó en la cofinanciación de la línea 1 del Metro de Sevilla con el 47 % del presupuesto inicial y se comprometió con 218 millones de los 461 presupuestados, de los que ha abonado entre 2004 y 2021 153 millones, por lo que debe pagar a la Junta 65 millones entre 2022 y 2035.

"No contemplo otro panorama que no sea la cofinanciación del gobierno", ha afirmado Marifrán Carazo, quien ha explicado que este proyecto se ha presentado también para lograr fondos europeos Feder y también optará a recursos del Bando Europeo de Inversiones.

Sin embargo, ha precisado que no puede optar a los fondos europeos Next Generation porque no se puede cumplir el requisito de que la obra esté concluida en su totalidad en el año 2026.

Asimismo, la consejera ha sostenido que la revisión de este proyecto del tramo norte de la línea 3 está justificado porque se redactó en 2011 y era necesario adaptarlo a los criterios de sostenibilidad que marca la UE y, además, no estaban completos, ya que no estaba definido nada de talleres y cocheras, se han recalculado algunos puentes, se han adaptado los precios y se ha incluido el IVA, entre otros.

Todo ello ha conllevado un aumento de la inversión inicial requerida de 700 millones a 1.045 millones, que incluye el precio de 44 millones de ocho unidades móviles.

También se evita un sobrecoste de más del cien por cien -su coste superó los 900 millones- y los incumplimientos de plazos en la línea 1, según la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, quien ha pedido también la colaboración de la iniciativa privada en un proyecto estratégico para Sevilla y su red metropolitana, puesto que es la única de las grandes ciudades españoles que no cuenta con una red completa de metropolitano.

TRAMO NORTE

El trazado de este tramo tiene una longitud de 7,55 kilómetros, más de 1,35 kilómetros del ramal técnico, es decir 8,9 kilómetros, dividido en ocho tramos con doce estaciones, de las que once están soterradas, con un tiempo de recorrido de dieciocho minutos, y dará cobertura a una población de unos 120.000 habitantes.

La demanda prevista es de 57.200 viajeros diarios y de 13,3 millones de viajes en un año, lo que incrementa un 80 % por ciento la demanda del Metro, cuyo línea 1 registró en 2019 -un año antes de la pandemia- 17 millones de viajeros.

Este tramo incluye el paso por cuatro centros sanitarios importantes: el hospital de San Lázaro, el Virgen Macarena, el Victoria Eugenia de la Cruz Roja y el centro de especialidades médicas de María Auxiliadora, y pasa cerca de centros universitarios y del área urbanística más pujante de la ciudad, además de conectar barrios como Pino Montano y la Macarena con el centro de la ciudad.