EFESevilla

El sector de la moda flamenca ha apostado por reinventarse tras dos temporadas sin ferias, romerías ni fiestas debido a la pandemia y, aunque mantiene la incertidumbre sobre si se retomarán los festejos y, en concreto la feria de Sevilla en 2022, vislumbra una moda flamenca postcovid basada en un concepto más sostenible.

En la mesa redonda sobre "moda flamenca: resistiendo a la covid", organizada por la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla, las diseñadoras de moda flamenca Rocío Montero (de la firma Lina) y Rocío Peralta han expuesto las dificultades que atraviesa el sector desde 2020, cuando la pandemia les pilló con todas las inversiones hechas para la temporada de ferias que se suspendió, y han pedido a las administraciones ayudas para poder sacar adelante la colección del próximo año 2022.

En la misma jornada la directora general de Economía y Comercio del Ayuntamiento de Sevilla, Isabel Cuadrado, ha informado de que el consistorio no puede conceder ayudas al sector pero ha destacado las iniciativas de apoyo que ha puesto en marcha, en colaboración con asociaciones de moda flamenca, como exposiciones públicas y un mercadillo de moda flamenca.

El acto estrella era un desfile de moda flamenca en la Avenida de la Constitución con un aforo acotado, pero que se ha aplazado por el aumento de los contagios de coronavirus, y ha explicado que la idea era invitar a las asistentes a ir vestidas de flamenca para ayudar al sector a dar salida a los trajes que se les quedaron en el almacén el año pasado

Ha indicado que se trata de un sector económico muy importante para Sevilla, donde mueve unos 600 millones al año, además de ser un elemento cultural, según la directora de Economía y Comercio.

Las dos diseñadoras sevillanas han agradecido el ayuntamiento su iniciativa para "dar visibilidad al sector", golpeado muy fuerte la pandemia ya que habían realizado las inversiones para la temporada de ferias de 2021, que arranca en abril en Sevilla, y todo se truncó si posibilidad de darle salida en ningún otro evento.

Rocío Peralta, cuya firma lleva su nombre, ha contado que no pueden soportar gastos de dos temporadas sin prácticamente ingresos y, por eso, decidió crear una línea de pijamas y kimonos, que ha tenido mucha aceptación, además de otros proyectos que lanza esta semana como una marca de nueva ropa sostenible sobre todo de playa y otra de deporte para septiembre.

Además, puso en el mercado carcasas para móviles con motivos de feria como lunares y otro tipo de decoración para artículos electrónicos, ha indicado.

La diseñadora Rocío Montero se aferró a la "herencia sentimental" de su marca que lanzaron sus padres allá por los años sesenta en Sevilla y ha puesto en marcha una línea de accesorios diseñados en piel, como bolsos y cinturones con adornos bordados de colores.

Aunque ninguna se atreve a aventurar si habrá o no feria de abril en Sevilla en 2022, están de acuerdo en que habrá moda flamenca postcovid en la que se impondrá el concepto de sostenibilidad en los materiales y en los procesos, que serán más artesanales, con productos más duraderos y diseños más clásicos para usar más tiempo.

El presidente de la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, ha puesto a este sector como "ejemplo de resistencia" por haber reinventado los negocios en tiempos de pandemia y ha agradecido la labor solidaria que realizaron en el primer confinamiento ayudando a confeccionar mascarillas y batas para el personal sanitario.

Herrero se ha sumado a la petición a las administraciones de ayudas para un sector "que vive una lenta agonía sin saber aún cuándo retomará su actividad normal".