EFESevilla

El Juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla ha procesado a ocho taxistas por un presunto delito electoral y de coacciones al considerar que impidieron la celebración de un mitin de Susana Díaz en San Juan de Aznalfarache (Sevilla) durante la campaña de las elecciones autonómicas de 2018.

Según ha adelantado la Cadena Ser, la jueza Elvira Alberola ve motivos suficientes para transformar las diligencias previas en un procedimiento abreviado y el auto ya ha sido notificado a la Fiscalía y las acusaciones, que disponen de diez días para solicitar la apertura de juicio oral y formular su escrito de acusación o de sobreseimiento.

Los investigados también tienen ya el auto y disponen de cinco días para presentar un recurso de apelación, pero no lo harán, según han confirmado a Efe fuentes del caso.

Los hechos ocurrieron el 23 de noviembre de 2018 en el Teatro Romero de San Juan de Aznalfarache, donde Susana Díaz tenía previsto protagonizar un acto electoral que al final no pudo celebrarse.

Los taxistas exigían soluciones para la regulación del sector y protestaban contra la proliferación de licencias para VTC en Sevilla.

En el auto de procesamiento, al que ha tenido acceso Efe, la magistrada afirma que los ocho taxistas "impidieron" la celebración del mitin "al agolparse en la puerta, empujando a los asistentes al acto electoral, lanzando insultos y golpeando la puerta de cristal del teatro".

Según la instructora, los taxistas incluso "llegaron a cerrar el cordón o pasillo de seguridad" montado por los responsables del PSOE, por lo que "la candidata no llegó a poder entrar".

Los taxistas acudieron al Juzgado de Instrucción número 1 el pasado 9 de abril y se acogieron a su derecho a no declarar, pero oyeron de la jueza que "obstaculizaron e impidieron el mitin con actos violentos" como empujones e insultos, algo su abogado, Simón Fernández, consideró que no está probado y que no se impidió entrar a nadie.

Según alegó el letrado de los taxistas, uno de los motivos de la suspensión fue que el personal del recinto no encontró la llave de la puerta por donde debía entrar la entonces candidata del PSOE a la presidencia de la Junta de Andalucía.

Entre los taxistas implicados figura el actual presidente de la Asociación Hispalense Solidaridad del Taxi, Antonio Velarde.