EFESevilla

El técnico del Real Betis, Joan Francesc Ferrer 'Rubi', dirigió con el brazo izquierdo en cabestrillo, inmovilizado con una férula tras fracturarse el viernes el radio, el último entrenamiento antes de comenzar este lunes ya con toda su plantilla la fase final del protocolo para reanudar la competición.

Rubi sufrió "una fractura marginal de la cabeza del radio del brazo izquierdo" en un lance de la sesión del viernes, una lesión que el club calificó como "un percance leve" y que no le impidió volver este domingo a la Ciudad Deportiva para avanzar en la puesta a punto de su equipo y dar instrucciones sobre el césped a sus jugadores.

El preparador barcelonés, provisto de la obligada mascarilla, aparece con un cabestrillo y el antebrazo izquierdo inmovilizado con una férula, que le abarca desde la mano hasta poco más arriba del codo, en las fotos del entrenamiento distribuidas por LaLiga.

"Tanta intensidad en los entrenamientos acaba pasando factura", indicó el viernes en sus redes sociales el Betis, que envió un mensaje de aliento al técnico de Vilasar de Mar: "¡Mucho ánimo, míster! ¡Nos vemos el domingo en el césped!".

La plantilla del equipo verdiblanco, que desde el pasado lunes se ejercita en grupos de hasta catorce jugadores, descansó el sábado y continuó este domingo con su preparación para el arranque de la competición el próximo 11 de enero con el derbi contra el Sevilla, en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Los futbolistas béticos cumplieron en esta jornada tres semanas de trabajo desde que el 10 de mayo retomaron los entrenamientos, tras la paralización de LaLiga a mediados de marzo y el estado de alarma decretado por el Gobierno debido a la pandemia de coronavirus.