EFEMadrid

Ya está recogido casi todo el algodón en una campaña muy condicionada por la falta de dotaciones de agua para el regadío, sobre todo en la provincia de Sevilla, la principal zona productora, pero el buen precio en origen es probable que compense la bajada de la producción y de los rendimientos.

El último avance de superficies y producciones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) situaba las previsiones para esta temporada en 180.402 toneladas de algodón y una superficie de cultivo de 57.170 hectáreas, un 2,2 % y un 7,3 % menos, respectivamente.

El aforo posterior calculado por la Junta de Andalucía reduce la producción a 149.210 toneladas, debido sobre todo al recorte del 5,9 % de la superficie (57.912 hectáreas) y del 5,5 % de los rendimientos, que ha fijado en 2.742 kg/ha para el cultivo de regadío y en 2.576 kg/ha para las pocas que hay de secano.

La provincia de Sevilla, según el Ejecutivo regional, producirá este año un total de 97.383 toneladas; Cádiz, 34.425 toneladas; Córdoba, 10.194 toneladas; Jaén, 6.679 toneladas -menos cantidad que en Córdoba pese a contar con más hectáreas- y Huelva, 529 toneladas.

La estadística del MAPA añade a la producción andaluza otras 112 toneladas que se recogen en la Región de Murcia.

El responsable nacional de algodón de Asaja, Emilio Gutiérrez, ha explicado a Efeagro que en los campos de cultivo de Sevilla solo han podido realizar tres riegos en vez de los cinco que tradicionalmente hacían por la falta de dotación de agua para estas labores.

Este año, a diferencia de la campaña pasada, no ha habido incidencia de plagas, lo que ha reducido el gasto en fitosanitarios, y el precio en origen se sitúa entre los 60 y 62 céntimos por kilo, frente a los 45 céntimos/kg de hace un año, por lo que se puede hablar de "rendimientos económicos óptimos" para el agricultor, ha apostillado.

Ha reconocido que la bajada del número de hectáreas plantadas después de las plagas sufridas en la pasada cosecha obedece también a que en la siembra, en abril, ya se vislumbraba que iba a haber problemas de riego, y a la tendencia en la zona de cambiar cultivos extensivos por otros intensivos de olivar, frutas o cítricos en los últimos años.

Según sus cálculos, ya se han recogido en torno a 130.000 toneladas en Andalucía y solo queda entre un 15 y 20 % por recolectar, lo que se producirá entre esta semana y la que viene, "si el tiempo lo permite", ha aventurado.

El responsable de algodón de COAG a nivel nacional, José Luis Ibáñez, ha confirmado también desde Cádiz que la campaña está casi finalizada allí, que alcanzará las 150.000 toneladas en toda Andalucía y que "va a ser un año excelente de precios".

En Cádiz, ha comentado, no ha habido este año falta de agua para regar.

Ha subrayado la necesidad de continuar potenciando desde el sector español y griego la marca privada de calidad "Eucotton", que certifica la fibra de algodón europea y su producción en condiciones adecuadas tanto laborales como medioambientales para así conseguir la permanencia del cultivo en el tiempo.

Gutiérrez también ha defendido subir el actual umbral de una tonelada por hectárea para cobrar la ayuda asociada al algodón con el fin de incentivar su cultivo.

A la vez, ha lamentado que el diseño de los ecoesquemas y las regiones que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha propuesto de cara a la próxima Política Agrícola Común (PAC) se va a traducir en una "bajada de las ayudas para el algodón, en un contexto en el que los gastos suben y se siguen pagando las inversiones realizadas para la modernización de regadíos".

La algodonera de UPA Jaén, María Inés Casado, ha precisado que en las comarcas productoras de esta provincia ya se ha recolectado el 75 % de las cápsulas y solo quedan dar una segunda vuelta con las máquinas para coger las últimas en abrir en algunas explotaciones.

"Ha sido una campaña tensa, por el temor a que no pudiéramos llegar a los riegos suficientes", ha afirmado antes de advertir de que su organización "vigila" muy de cerca la evolución de las negociaciones del Plan Estratégico para la nueva PAC para evitar que el acuerdo final propicie la desaparición de este cultivo familiar.