EFECórdoba

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha manifestado que se está trabajando para "evitar" que después de Navidad haya una "tercera ola" de coronavirus en la región.

En una entrevista con Efe, Aguirre ha explicado que el "techo" de la actual segunda ola tuvo lugar "el 9 de noviembre", cuando se empezaron a tomar las medidas restrictivas vigentes que se han mostrado "muy eficaces".

La incidencia acumulada de covid-19 en Andalucía entre el 9 y el 10 de noviembre era de "630 casos", mientras que en la actualidad se están "rondando los 400", ha asegurado el consejero, quien ha detallado que en aquella jornada hubo "3.478 ingresos hospitalarios" frente a los 2.687 de ayer, lo que supone una "significativa bajada".

"Estamos en franco descenso, lo cual no es motivo para tocar las campanas", ha alertado Aguirre, quien ha hecho un llamamiento a la "prudencia" para "evitar entrar en una tercera ola", ya que "este virus en anárquico" y puede haber un "efecto rebote".

En este sentido, ha considerado "precipitado" aventurar las medidas que se puedan adoptar para las próximas fechas navideñas y ha abogado por hacer una "evaluación" de las actuales tras el 9 de diciembre, cuando se reunirá el Comité Regional de Alto Impacto en Salud Pública.

"Según la evolución se tomarán las medidas oportunas para tener una Navidad lo más tranquila posible y para evitar que después de Navidad tengamos una tercera ola. Ahora tenemos que estar trabajando en esa posible ola", ha subrayado Aguirre.

Además, ha calificado de "estéril" el debate sobre las medidas para la Navidad propuestas por el Gobierno que "no han sido consensuadas" con las comunidades autónomas, que luego deberán ser las que las apliquen según las "circunstancias peculiares de cada una" y de la situación concreta de "cada distrito y áreas sanitarias".

"El gobierno ha marcado una línea estratégica en consonancia con Europa e intentando evitar que volvamos a una tercera ola allá para el mes de enero, pero como documento base se tendrá que consensuar con todas las comunidades autónomas", ha considerado el consejero.

Por otro lado, ha lanzado un mensaje de "tranquilidad" a la población andaluza ya que el sistema sanitario "está respondiendo perfectamente gracias a los profesionales" y "siempre habrá una cama disponible".

En este sentido, ha concretado que con el Plan 4.500 hay un "colchón importante" de camas disponibles, mientras que el índice de ocupación en las Unidades de Cuidados Intensivos de pacientes covid "está en un 28,6 por ciento".

Ha añadido que existen una "4.000 camas vacías dentro del sistema sanitario" por si son necesarias en esta segunda ola, además de "560 en las UCIs libes pendientes de posibles pacientes", entre "300 y 400 en las unidades de reanimación de quirófanos que perfectamente pueden ser convertibles" y "900 respiradores" en almacén.

Asimismo, ha defendido la "transparencia" en los datos sobre la pandemia y ha expuesto que, si bien las provincias de Granada y Sevilla son las que soportan una mayor presión a nivel de UCI, con un 48,2 y un 42 por ciento, respectivamente, también son las que "están bajando de forma más brusca en los últimos días".

Finalmente, el consejero ha abogado por "remar todos en la misma dirección" para hacer frente a la pandemia y ha asegurado que las medidas que afectan a los profesionales sanitarios "se tomarán en consenso con los sindicatos mayoritarios".