EFEGranada

La Fiscalía Superior de Andalucía ha alertado del "repunte cuantitativo" que se ha registrado sobre los delitos de violencia de género cometidos por menores y del aumento también "considerable" en la violencia o intimidación que usan en sus relaciones de afectividad o noviazgo.

Las Fiscalías de Menores de Andalucía han destacado que los delitos de violencia de género en 2018 fueron los tipos que más crecieron respecto al año anterior, un "repunte cuantitativo" que genera alarma.

En la memoria anual correspondiente al ejercicio de 2018, a la que ha tenido acceso Efe, la Fiscalía ha explicado que incoó el año pasado 197 expedientes por violencia de género entre menores en Andalucía, Ceuta y Melilla, una veintena más que el año anterior.

Ha destacado además la alta presencia de este delito en las provincias de Sevilla, Málaga y Cádiz, escenarios de una amplia mayoría de los casos de maltrato en menores.

Además, la Fiscalía ha observado en estos delitos un "aumento considerable" en la violencia o intimidación utilizada, sobre todo por los menores, en sus relaciones de afectividad o noviazgo, relaciones de pareja.

Sin salir del ámbito de menores, la Fiscalía ha detallado que se mantienen las causas por menores maltratadores en el estricto ámbito familiar con padres que habitualmente denuncian unos hechos que en muchos casos responden a un problema salud mental.

La memoria ha reconocido la "gran implicación" de los fiscales especializados y de los equipos técnicos, que han facilitado el desarrollo de enjuiciamientos rápidos para atajar de forma inmediata las situaciones más graves y adoptar soluciones.

Las Fiscalías de Menores han coincidido en apuntar que uno de los recursos que mejor resultado está dando en el tema de la violencia doméstica es la medida de Convivencia en Grupo Educativo junto a la de Libertad Vigilada con sometimiento a programas de intervención familiar.

Solo en casos de reincidencia o de gravedad se acude a las medidas de internamiento, generalmente en régimen semiabierto y en su caso internamiento terapéutico.

En cuanto al desarrollo de la criminalidad, se han incoado en Andalucía 1.097 expedientes frente a los 1.038 incoados en 2017, un aumento mínimo de la criminalidad.

Ya en la ejecución de medidas por cualquier tipo delictivio en menores, la memoria recoge que el número de infractores ingresados en el año 2018 asciende a 643 frente a los 788 de 2017, cifras que muestran un "descenso importante".

Del total, solo 36 han ingresado en un centro cerrado, 426 en régimen semiabierto, 123 en terapéutico y 48 en abierto.