EFEGranada

Andalucía ha conseguido un registro histórico de ejemplares de águilas imperiales con 123 parejas reproductoras en lo que va de año, lo que supone un crecimiento de siete parejas frente a las 116 del año anterior (+6%).

Así lo ha puesto de manifiesto el director general de Medio Natural, Biodiversidad y Espacios Protegidos de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Ángel Sánchez, durante su participación este lunes en la liberación de un joven águila imperial en la provincia de Granada.

Según la Junta, actualmente se ha superado el objetivo perseguido por el Plan de Recuperación del Águila Imperial Ibérica en Andalucía, fijado en 100 parejas, el 20 % de la población ibérica (500 parejas aproximadamente) conforme a los criterios de las Directivas Hábitat y Aves de la Unión Europea.

La especie ha crecido fundamentalmente en Sierra Morena con 103 parejas, ocho más que el año pasado.

También en Cádiz hay un significativo incremento, al pasarse de cuatro parejas localizadas en los últimos años a seis.

La Junta de Andalucía cuenta con un equipo de seguimiento especializado para mantener esta tendencia al alza de la especie.

El equipo se encarga de firmar convenios con propietarios de fincas con presencia de águilas imperiales.

También trabaja en la reducción de las causas de mortalidad no natural mediante el arreglo y modificación de tendidos eléctricos peligrosos y la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados.

Según la Junta, el incremento del registro se debe también a la aplicación de alimentación suplementaria en los territorios poco productivos y el rescate de pollos con poca viabilidad para la supervivencia para su posterior reintroducción en el medio natural.

Además, se ha creado una nueva población reproductora en Cádiz y se han reforzando los núcleos de la Subbética y Doñana.

El plan de recuperación centra ahora sus esfuerzos, de cara a los próximos años, en la consolidación de los núcleos periféricos de Doñana, las Béticas y Cádiz, así como a la colonización natural de las campiñas andaluzas.

A pesar de las limitaciones impuestas por la Covid-19, este año se ha conseguido reforzar los núcleos de Doñana y las Béticas con pollos procedentes de Sierra Morena, que han sido equipados con emisores GPS para conocer sus movimientos, detectar zonas de mortalidad no natural y futuras zonas de reproducción.

El ejemplar liberado este lunes en la provincia de Granada es un águila imperial joven localizado el pasado mes de julio en Conquista (Córdoba).

Pertenecía a un nido cercano a su lugar de captura que se había desplomado del árbol donde se ubicaba.