EFEÚbeda (Jaén)

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha informado este martes de que no van a limitar la presencia de madrileños en la comunidad pero ha dicho que se van a "monitorizar" sus segundas residencias para localizar y reaccionar "lo antes posible" si se producen brotes importados.

Moreno ha dicho que no le parece "prudente ni oportuna" la posición del presidente catalán, Quim Torra, sugiriendo que se limiten las visitas a Madrid, pero ha defendido que "otra cosa" es que se "monitoricen" las segundas residencias y haya "una presencia mayor de sanitarios para localizar si hubiera algún pequeño brote".

Esa monitorización supondrá hacer un seguimiento de los municipios donde hay mayor número de segundas residencias de madrileños, con especial vigilancia en los centros de salud de esas zonas, por si se produjera algún aumento destacable de contagios o algún brote del que no se sepa el origen, para estudiar si se puede relacionar, han explicado a Efe fuentes del Ejecutivo autonómico.

Moreno, que ha comparecido en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno celebrado en Úbeda (Jaén), ha señalado que Andalucía es una comunidad "solidaria, abierta al mundo", con "mucho cariño" a Madrid y no limitará la presencia de sus ciudadanos.

"Sí vamos a monitorizar las segundas residencias de ciudadanos madrileños, que en Andalucía son muchas, por si se pudieran provocar, fruto de la salida de algunos de esos ciudadanos, alguna reactivación de los contagios y por tanto brotes", ha detallado.

Ha asegurado que ve "con mucha preocupación y mucho dolor" la situación de Madrid, que fue la ciudad "más golpeada" en la primera ola y ahora parece que puede volver a serlo, pero ha respondido a los periodistas que él no debe decir lo que tiene que hacer su Gobierno regional, "para eso está su presidenta, Isabel Díaz Ayuso".

Moreno le ha trasladado la "solidaridad" de Andalucía y ha dicho que espera que la colaboración del Gobierno central con esa comunidad sea "efectiva y honesta", ya que en caso contrario se generará "frustración, nostalgia y melancolía", ha advertido.

Sobre la situación de Andalucía, ha señalado que no descartan "absolutamente nada" y ha anunciado que la Junta está elaborando un plan de contingencia por si hubiera que decretar un confinamiento sectorial o territorial, aunque "ahora mismo no está cerca".

Moreno ha explicado que se están preparando ante esa posibilidad porque, aunque hasta ahora "las cifras no son cercanas", si sigue aumentando el número de contagios, de hospitalizaciones y de ingresos en la UCI se verían "obligados" a limitar la movilidad o tomar alguna decisión "mucho más grave" en determinadas zonas.

El presidente ha expuesto que hay un aumento notable de los contagios, pero ha pedido que se "relativice" ese dato porque al hablar de una comunidad de 8,5 millones de habitantes "el porcentaje es casi mínimo", por lo que ha pedido que se atienda más al número de ingresados y de UCI, que es lo que puede conllevar si hay o no colapso sanitario en un futuro.

Ha explicado que en las últimas 24 horas el 60 por ciento de los positivos por PCR se han registrado en Málaga y Sevilla, las dos provincias más pobladas, lo que en su opinión ratifica que el virus "se mueve mejor" en espacios urbanos, donde hay más densidad de población y con movimientos metropolitanos.

Ha señalado que en octubre está prevista una reunión del comité técnico para valorar la situación, con todas las tablas de cálculo actuales y ha insistido en que teniendo "muchos más contagios" que en la primera ola, la incidencia clínica está siendo menor.

Moreno ha desvelado que dentro del comité técnico de la Junta hay diferentes opiniones, ya que hay algunas previsiones que alertan de un "pésimo otoño e invierno", pero otras que confían en que la curva de contagios se pueda estabilizar y por tanto las hospitalizaciones.

Ha destacado que Andalucía es la quinta comunidad con menor incidencia por cada 100.000 habitantes, con 140 positivos frente a la media nacional de 280 y, aunque ha dicho que "evidentemente" no están tranquilos pero tampoco pueden estar alarmados.

Ha abogado por un "sereno realismo", conviviendo con la pandemia y trabajando para poner todos los medios posibles que eviten la propagación, por lo que ha apelado de nuevo a la responsabilidad individual.

"No estamos bajando la guardia, sino todo lo contrario", ha garantizado el presidente de la Junta. EFE

ebg-avl/jrr

(foto)