EFEGranada

Atarfe y Santa Fe, municipios granadinos más afectados por la serie sísmica en la que un terremoto llegó este pasado sábado a una magnitud de 4,4, suman ya más de medio millar de incidencias notificadas a raíz de este temblor a los ayuntamientos, que mantienen abiertas oficinas para atender a vecinos afectados.

El alcalde de Atarfe, Pedro Martínez, ha informado a Efe de que ya se han contabilizado en esta localidad, la más afectada por el seísmo del sábado que tuvo epicentro en Santa Fe, unas quinientas incidencias por desperfectos en inmuebles y que la oficina para canalizar las ayudas ha contado con un centenar de personas citadas.

Según el regidor, el Consorcio de Compensación de Seguros ha comenzado igualmente a ponerse en contacto con los afectados para que los peritos puedan evaluar y cuantificar los daños.

Martínez ha indicado que los daños en el municipio son dispares, de forma que hay inmuebles que únicamente cuentan con algunas grietas y otros donde la afectación ha sido mayor.

Por su parte, Manuel Gil, alcalde de Santa Fe, ha señalado a Efe que este mismo martes ha abierto en la localidad una oficina municipal de atención a los afectados que, desde primera hora, ya había atendido unas veinte incidencias, que se suman a otra veintena que fueron comunicadas a lo largo de este pasado fin de semana.

"Todavía no tenemos contabilizados todos los daños, pero prevemos que va a haber un goteo de vecinos en la oficina, que está teniendo bastante afluencia y que funciona por cita previa", ha indicado el regidor.

Fuentes de la Delegación de la Consejería de Educación en Granada han detallado a Efe que el alumnado de la etapa infantil del colegio Reyes Católicos de la localidad ha retomado este martes las clases presenciales con normalidad y que los del colegio Carmen Sallés afectado se reincorporarán este miércoles como estaba previsto.

La Subdelegación del Gobierno, que este lunes celebró una reunión telemática con técnicos de Atarfe y Santa Fe para analizar la situación tras los terremotos, ha recordado que el Real Decreto 307/2005 regula las subvenciones en atención a determinadas necesidades derivadas de situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica, y establece el procedimiento para su concesión.

Estas ayudas tienen carácter permanente y se aplican a situaciones de emergencia como los terremotos de estos días.