EFESevilla

La Cámara de Cuentas de Andalucía ha detectado que existe un desigual reparto de los recursos para la atención del transporte sanitario urgente entre las provincias y los distritos sanitarios.

Según un informe de fiscalización del transporte sanitario público de Andalucía (SSPA) en 2017, aunque en todas las áreas geográficas se ubican dispositivos de atención de urgencias, los medios más complejos y especializados están en las zonas de más concentración poblacional.

"No se han motivado las causas que puedan explicar las diferencias en los recursos de soporte vital avanzado entre unas provincias y otras", señala el informe fiscalizador.

La administración sanitaria no dispone de un marco que regule la prestación de los servicios de transporte sanitario ni ha establecido los criterios y principios de actuación sobre la externalización de los servicios de su competencia.

Además, el contenido heterogéneo de las cláusulas contractuales y el amplio plazo de ejecución de los contratos (hasta 10 años y algunos en prórroga forzosa), "ha dado lugar a una prestación desigual en función del ámbito subjetivo y territorial de cada contrato y ha afectado al cumplimiento de los principios de eficiencia y equidad", según la Cámara.

Igualmente, constata que las "deficiencias en la planificación de la red de transporte sanitario impiden garantizar una gestión organizada, coordinada, coherente, eficaz y eficiente" y, aunque está descentralizada en los hospitales, no se han establecido objetivos ni procedimientos comunes para la prestación de este servicio.

También se producen demoras en los traslados por altas y en los desplazamientos para tratamientos y consultas programadas.

Estos retrasos influyen negativamente tanto en los indicadores de eficiencia del hospital (estancias medias, ingresos programados, traslados desde UCI o urgencias a planta) como en la calidad del servicio que presta el servicio de transporte sanitario, señala.

En la evaluación de la eficacia el órgano fiscalizador ha concluido que el tiempo de activación de los servicios móviles en las prioridades 1 es superior al establecido y los tiempos de respuesta de los equipos móviles del SAS para prioridad 1 en ámbito urbano superan al estándar.

También se ha constatado que los recursos especializados para atender las emergencias -de los EPES y equipos móviles del SAS- no son suficientes y se resuelven con otros medios no específicos para esas demandas asistenciales.

La Cámara no ha podido evaluar el coste de los servicios prestados debido a las limitaciones de información sobre el coste de los dispositivos móviles del SAS.

No obstante, ha comparado os costes de los recursos utilizados por la EPES (vehículos y personal propio) y por un determinado centro del SAS (vehículo y conductor por contrato público y personal sanitario propio).

Se han estimado los costes de un dispositivo móvil (vehículo tipo C, con un equipo de facultativo, enfermero y técnico de transporte sanitario) disponible 24 horas los 365 días del año y ha resultado un importe de 1.127.782 euros para EPES y de 850.060 euros para el equipo móvil del SAS.