EFECádiz

Casi 270 toneladas de droga y 1.806 detenciones son las cifras de dos intensos años de lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar a través de un plan que, según el Ministerio del Interior, ha supuesto una "sustancial mejora" en la persecución de las redes asentadas en la zona.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se reúne mañana jueves en Algeciras (Cádiz) con las direcciones de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, así como los mandos operativos en la zona de ambos cuerpos, para hacer balance de la ejecución de este plan especial que se puso en marcha en agosto del 2018.

Se trató entonces de poner freno a la escalada de poder, violencia y actividad de las redes asentadas en el Campo de Gibraltar que se dedican a introducir en España alijos de hachís procedentes de Marruecos.

Al cumplirse dos años de la puesta en marcha de este plan, integrado "en una amplia estrategia del Gobierno orientada a la dinamización socioeconómica del Campo de Gibraltar", la Secretaria de Estado de Seguridad ha ofrecido datos estadísticos para mostrar su balance en una nota de prensa.

Así entre el 1 de agosto del 2018 y el 31 de mayo del 2020, el número de personas detenidas por su posible implicación en el tráfico de drogas y contrabando fue de 1.806, lo que supone un incremento del 30,8 por ciento respecto del anterior periodo equivalente (agosto del 2016 a mayo del 2018), en el que los arrestados fueron 1.380.

"Este incremento tiene su correlato en el incremento del número de detenidos por el total de las infracciones penales en la comarca entre agosto de 2018 y mayo de 2020, para el que la cifra es de 9.356, un 11,3 por ciento más que en el periodo equivalente anterior, en el que fueron 8.430", señala el Ministerio del Interior en su nota de prensa.

Desde la puesta en marcha del plan, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) han intervenido 268,2 toneladas de droga: 258.300 kilogramos de hachís, 8.545 de cocaína, 501 de heroína y cantidades menores de otras sustancias.

En 2019 se incautaron unos 13.000 kilogramos de media mensual, una cifra que disminuyó a partir del pasado marzo porque la declaración del estado de alarma hizo que las organizaciones dedicadas al narcotráfico tuvieran que reducir su actividad.

En las operaciones realizadas se han incautado 1.092 vehículos a motor y 311 embarcaciones.

El plan también ha permitido un considerable incremento de las investigaciones patrimoniales por blanqueo de capitales y otros delitos conexos, ya que desde agosto del 2018, el número de indagaciones de este tipo fue de 336, un 100 por cien más que en el periodo anterior.

Uno de los principales puntales del plan ha sido el refuerzo del despliegue policial en la zona, de sus capacidades operativas y de sus medios materiales y tecnológicos.

Los efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en la zona han aumentado una media de un 12 por ciento en cada cuerpo, por lo que el nivel de ocupación del catálogo de puestos de trabajo en sus plantillas se ha mantenido durante todo el periodo de vigencia del plan especial "más de cuatro puntos porcentuales por encima de la media nacional".

Los efectivos policiales han contado con 183 nuevos vehículos y 265 elementos tecnológicos como ordenadores, redes de comunicación, transmisores, cámaras térmicas o visores nocturnos, entre otros medios puestos para luchar contra el narco.

La lucha contra el narco ha marcado algunos hitos: como la desarticulación del conocido como "clan de los Castaña", con cincuenta detenidos, o del "clan de Los Pantoja", en estos últimos días.

La "ingente actividad policial" de este plan ha generado un significativo descenso de la tasa de criminalidad.

Si en el 2018 esa tasa era de 45,1 delitos detectados por cada mil habitantes, el pasado mayo había caído al 40,1.

"Es la tasa más baja de la última década en la comarca; ese mismo mes, la tasa nacional estaba en los 43,3 delitos por mil habitantes, 3,2 puntos por encima", subraya el Ministerio del Interior.