EFESevilla

La Guardia Civil ha detenido en Osuna (Sevilla) a dos personas acusadas de un delito de homicidio en grado de tentativa y ha intervenido varias armas de fuego, algunas de las cuales utilizaron presuntamente durante un tiroteo en una céntrica calle de este municipio.

El tiroteo se produjo el pasado 15 de enero en la calle Quemada de la citada localidad, donde se encontraron diecisiete impactos de bala tras ser alertada la Guardia Civil y la Policía Local al producirse un aluvión de llamadas de emergencia.

La mayoría de los impactos de bala se localizaron en el exterior de una vivienda.

La investigación llevada a cabo finalizó con la entrada y registro en dos domicilios de la localidad y con la detención de tres personas, dos de ellas acusadas de un delito de homicidio en grado de tentativa.

En el registro de las viviendas se hallaron dos armas de fuego cortas y cuatro escopetas, además de numerosas armas prohibidas, armas blancas, dinero y efectos presuntamente robados.

Los detenidos como presuntos autores de un delito de homicidio en grado de tentativa son R. S. C. y R. S. R., de 39 y 19 años, respectivamente.

También ha sido detenido I. V. B., de 29 años, quien está siendo investigado, al igual que los otros dos, por los delitos de tenencia ilícita de armas y daños, entre otros.

La investigación ha permitido además desmantelar un punto de cultivo de marihuana e intervenir 113 plantas en una de las viviendas, así como los instrumentos necesarios para su producción.

En la operación han participado unidades especializadas de intervención del Grupo de Reserva y Seguridad número 2 de Sevilla, dadas las fuertes medidas de seguridad de una de las viviendas, donde además de armas dispuestas para ser disparadas tenían 24 perros, 6 de ellos de raza potencialmente peligrosa.

Las actuaciones, que han sido coordinadas por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Osuna, han finalizado con el ingreso en prisión de R. S. C. como supuesto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, daños, delito contra la salud pública por cultivo y elaboración de droga y defraudación de fluido eléctrico.

En la operación ha sido necesaria la colaboración del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil debido a la cantidad de infracciones cometidas por R. S. C., especialmente en lo referente al cuidado y bienestar de animales domésticos, ganaderos y equinos, que se encontraban en condiciones insalubres.