EFESevilla

El abogado de "la Manada", Agustín Martínez, ha expresado este viernes su "perplejidad" por la rapidez con que el Tribunal Supremo ha dictado sentencia y ha calificado la vista de esta mañana como "una obra de teatro cuyo final estaba escrito" y en la que él ha tenido "la sensación de hacer el ridículo".

El letrado, en declaraciones a los periodistas tras regresar a Sevilla desde Madrid, también ha confirmado que sus clientes pasarán la noche en la prisión Sevilla I y no ha explicado si recurrirá la condena ante el Tribunal Constitucional o las instancias europeas.

De hecho, Martínez ni siquiera sabe si continuará defendiendo a los cinco condenados en la otra causa que tienen pendiente por un caso similar en Pozoblanco (Córdoba).

"Tengo sensación de fracaso, aunque no debería decirlo públicamente, porque estoy absolutamente convencido de que son inocentes", ha dicho el abogado, al que lo ocurrido esta mañana le ha "sorprendido muy desagradablemente".

"Es el más alto tribunal y me he sentido como si fuese una obra de teatro cuyo final estaba escrito y yo me convertía en un personaje y había que hacer una fotografía de la escenificación de la resolución que todo el mundo esperaba. Ya no hay ningún problema. Hoy ya no hay justicia heteropatriarcal ni jueces machistas. Da mucho vértigo, la verdad", ha comentado.

El abogado también ha asegurado que "no es normal que esto se haya resuelto en una hora" y ha lamentado "cómo se ha actuado a la forma de detener" a los cinco condenados, ya que ha ocurrido "antes de que se les comunicase la sentencia", lo que ha calificado como "irracional".

"He recibido decenas de llamadas de compañeros escandalizados", ha asegurado Martínez, que desconoce "cuánto tiempo antes sabía el Tribunal Superior de Justicia de Navarra el contenido de la sentencia".

"Si todavía no has comunicado la sentencia, ¿cómo puedes ir a detenerlos? Se debe dar un plazo, por humanidad", ha considerado el letrado, que se ha preguntado: "Si se hubieran querido escapar, ¿habrían ido a firmar esta mañana? ¿Es esto un Estado de Derecho?".

"He tenido que leer que dos intentaban fugarse, cuando uno estaba en la calle y los otros estaban en su casa. El problema ha sido la intoxicación y las noticias inciertas que han ido minando este asunto", ha proseguido el defensor, que ha admitido su "frustración" por una condena que ha definido como "dura, ejemplarizante y radical".

En cuanto al ingreso en prisión, Martínez cree que todos acabarán en la misma, "lo más cerca posible de sus familias", aunque hay un guardia civil y un militar entre ellos.

"A la velocidad que se da todo, no me extrañaría que mañana uno deje de ser guardia civil y otro militar. Ahora sí es lógico, están condenados por un crimen doloso grave y por lo tanto deben dejar de ser guardia civil y militar", ha admitido.

Según Martínez, el Supremo ha considerado "que puede haber violencia sólo por utilizar una palabra" y "era imposible que los absolvieran, ya que habrían ardido las calles en Madrid".