EFECórdoba

El Museo Arqueológico de Córdoba ha utilizado este sábado rosarios de cuatro religiones "para mostrar las influencias que hay entre las distintas culturas y poner en valor eso que es común a todos más que aquello que nos diferencia", para transmitir a los niños el concepto de tolerancia.

El Museo ha desarrollado un taller dirigido a niños entre 6 y 12 años sobre el tasbih, el rosario árabe, un elemento que "también está presente en las culturas cristiana, hinduísta y budista", según señaló a Efe la responsable de la actividad, Maribel Gutiérrez.

El objetivo de este taller y de la programación anual del Museo Arqueológico cordobés es mostrar la similitud entre las distintas culturas y cómo se presenta la evolución.

Este es el caso de los rosarios, explicado a los menores por Maribel Gutiérrez en la biblioteca provisional del museo, ya que todos guardan similitudes.

Ha puesto como ejemplos el terminar en una bola, como señal del principio y el fin de la oración, la separación para marcar las pautas (los misterios en el cristianismo, por ejemplo) o que cuelgue de ellos un símbolo, bien una borla, en el árabe o el hindú, o una cruz, en el catolicismo.

Hay otra semejanza que gravita sobre el número 33, concreta la monitora. "El tasbih árabe tenía originalmente 99 bolas, que son los nombres que recibe Alá, pero se redujo para una mejor manipulación a 33 bolas, con lo cual hay que repetir tres veces el rezo", explica.

El mismo número sitúa "la zona geográfica del mundo donde se cree que estaba el edén", Bagdag, en la latitud 33 grados, 33 minutos Norte, son los años que reinó David, la edad con la que murió Jesús y "la que, según los musulmanes, tenemos todos en el paraíso", es decir, "siempre ese 33, el número mágico para todas las culturas", precisa Gutiérrez.

Así se enseña a los menores que hay convergencia entre las culturas más allá de las diferencias aparentes.

Cada uno de los menores ha montado un rosario pequeño, una mezcla entre el komboloi griego, que utilizan como 'quitanervios', y el tashib árabe, para después ver lo que puede ser una representación del rosario datada hace más de mil años.

En el Museo Arqueológico de Córdoba no hay ningún original de tashib, pero sí se cree ver representado en la llamada 'Botella de los músicos', un recipiente de arcilla de la época califal encontrado en la calle Alfonso el Sabio en 1950 y en el que aparecen una serie de personajes, la mayoría barbados, algunos con instrumentos musicales, donde uno de ellos parece llevar colgado un rosario de la cintura.

Entre los pequeños, algunos habituales de estas convocatorias, los hay interesados "en la historia de Roma o en los caballeros medievales", pero en el Museo "se hace más hincapié en las culturas romana y árabe porque es de lo que hay más representación y más piezas".