EFEHuelva

El Seprona de la Guardia Civil ha detectado en el entorno del Espacio Natural de Doñana un total de 562 pozos o captaciones de agua y 146 balsas carentes de documentación, una situación que se ha puesto en conocimiento de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Así lo reconoce el Gobierno central en la respuesta a una pregunta registrada por el diputado de EQUO, Juantxo López de Uralde, acerca de las actuaciones que desde el Gobierno se están llevando a cabo para evitar el robo de agua en Doñana y los efectivos destinados a evitarlo, después de que organizaciones ecologistas presentasen informes en los que se ponía de manifiesto que el mismo se seguía llevando a cabo.

Igualmente, se señala, según ha informado la formación verde en un comunicado, que actualmente el Seprona “mantiene abierta una operación, por la que se sigue trabajando en la zona de Doñana para el control de los pozos ilegales y comprobación de las medidas cautelares adoptadas por los Juzgados de Instrucción de La Palma del Condado y de Moguer, que llevan las causas iniciadas".

También están abiertas varias diligencias que llevaron a investigar a un total de 44 personas, tras el esclarecimiento de 130 supuestos delitos de distracción de aguas y 146 delitos relativos a la ordenación del territorio.

Para EQUO, esta situación es "insostenible y se deberían redoblar los esfuerzos, con más efectivos y recursos, para asegurar que se cumple con la legalidad y con el plan de ordenación, evitando así un expolio de recursos naturales ante el que se ha hecho la vista gorda en demasiadas ocasiones y que amenaza con tener consecuencias irreversibles".

“No hay justificación alguna para permitir que la extracción ilegal de agua en Doñana continúe. Es urgente poner fin a dicho expolio hídrico que sufre el Parque Nacional” ha declarado López de Uralde.