EFESevilla

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha puesto en marcha medidas sociales de las que podrán beneficiarse 133.000 familias monoparentales andaluzas, en las que la existencia de un único progenitor reduce el nivel de rentas y supone un "hándicap importante".

Por ello, según ha informado la Consejería en un comunicado, se ha considerado que estas familias "deben ser objeto de especial protección" desde las políticas encaminadas a combatir la emergencia social del coronavirus.

Durante la crisis se ha aprobado, entre otras cosas, un aumento de 5 millones de euros en la convocatoria de subvenciones con cargo al 0,7 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y se ha incrementado un 20 por ciento el presupuesto destinado a las Ayudas Económicas Familiares que gestionan las entidades locales.

Además se va a poner en marcha una nueva línea estratégica con 22,4 millones de euros para mejorar la inserción sociolaboral de las personas en riesgo de exclusión social en 55 municipios andaluces con el apoyo de 162 nuevos efectivos en los servicios sociales comunitarios.

La Consejería ha recordado que en torno al 80 por ciento de estas familias están constituidas por una mujer con menor o menores a su cargo, lo que repercute directamente en el acceso al mercado laboral de las madres y en el tipo de puesto de trabajo al que pueden aspirar según su disponibilidad.

Por otra parte, la agilización y simplificación de la Renta Mínima de Inserción Social de Andalucía ha permitido que la nómina del mes de mayo haya alcanzado un máximo histórico con 16,2 millones de euros y 14.615 familias beneficiarias.

Respecto a esta ayuda, se ha creado una nueva prestación de emergencia en este programa con 10,5 millones procedentes de fondos propios de la Consejería.