EFESevilla

Hasta sesenta empresas se negaron a hacerse cargo del servicio de comedor escolar en algunos colegios Jaén después de que, en octubre, la concesionaria de este servicio, Royal Menú, decidiera unilateralmente dejar de prestarlo y avisar a la Consejería de Educación con cuatro días de antelación.

Así lo ha explicado en comisión parlamentaria el consejero de Educación, Javier Imbroda, quien ha asegurado que el principal temor de las empresas ha sido tener que hacerse cargo de la deuda que la empresa Royal Menú mantiene con los trabajadores y la Seguridad Social --el equivalente a tres nóminas de los trabajadores, una cantidad que no ha especificado Imbroda en su comparecencia--.

No obstante, la empresa Servicol, la única dispuesta a hacerse cargo de este servicio, negocia ahora con los sindicatos y con los trabajadores y si entre hoy y mañana alcanzara un acuerdo se restablecería de inmediato, según ha confiado el consejero.

Los afectados son unos 1.900 alumnos, de unas 1.500 familias, de 37 centros escolares de 25 localidades de la provincia de Jaén.

Según la explicación de Imbroda, Royal Menú anunció unilateralmente el 9 de octubre que suspendería el servicio, cosa que llevó a efecto el día 14 del mismo mes, por lo que la Consejería declaró un procedimiento de emergencia para, de forma directa y temporal, poder contratar este servicio, sin que en un primer momento ninguna empresa optara a hacerse cargo de los comedores.

El 29 de octubre, mediante procedimiento urgente, concurrió una sola empresa que es la que ahora negocia con los sindicatos para retomar el servicio, según Imbroda, quien ha afirmado que "se ha hecho todo lo legalmente posible desde el minuto uno para solucionar el problema".

El 23 de octubre se puso en marcha la denominada "Aula de espera", que funciona de 14.00 a 16.00 horas, para atender a los alumnos afectados y a la que se han acogido 8 de los 37 centros afectados, de Alcaudete, Úbeda, Linares y Martos.

La diputada socialista Ángeles Ferris, ha acusado a la Consejería de Educación de no haber sido capaz de solucionar el problema en dos meses y se ha preguntado para qué sirve la declaración de emergencia si aún no se conoce en qué momento de 2020 se retomará el servicio de comedor, además de que el Aula de espera ha fracasado porque los monitores que la atienden no se hacen cargo de que los niños coman.

La diputada de Adelante Andalucía Ana María Naranjo ha asegurado que es el modelo de externalización de servicios lo que falla, que la prestación de estos servicios se conceden a las empresas "que menos cuesten", que "los derechos no se pueden convertir en negocio para obtener beneficios", y que la responsabilidad última es de la Consejería y no de las empresas privadas.

El consejero ha señalado que de 21 empresas que se encuentran ofreciendo este servicio sólo ha fallado una, y que el precio del menú es de 4,38 euros desde el año 2009.

El diputado del PP Francisco Palacios que la concesión a Royal Menú se efectuó por la anterior Administración socialista, y ha acusado a los socialistas de tratar de sacar réditos políticos del incumplimiento de una empresa "poniéndose detrás de la pancarta".

Francisco Carrillo, de Ciudadanos, ha incidido en la afirmación del consejero de que no se ha pedido a los trabajadores afectados que renuncien a ninguno de sus derechos y que la gestión de la Consejería "ha retratado la realidad frente a la propaganda".

El diputado de Vox Francisco Serrano ha señalado que Royal Menú opera desde 1999 y que desde 2012 padece dificultades económicas pese a lo cual se suscribió de nuevo con ella en 2016.