EFESevilla

La organización de consumidores Facua ha reclamado a las comunidades autónomas y los ayuntamientos que hagan más inspecciones y controles en los locales de hostelería y restauración para evitar incumplimientos de las medidas de seguridad acordadas por el Gobierno con motivo de la pandemia de la COVID-19.

La asociación asegura en un comunicado que está recibiendo numerosas quejas de usuarios que denuncian falta de mascarillas por parte de los camareros de muchos bares y restaurantes, así como incumplimientos en las distancias de seguridad o en las medidas de higiene para evitar los contagios por el coronavirus.

Facua ha animado a los consumidores a que presenten reclamación contra los establecimientos que no atiendan la norma sanitaria.

La organización de consumidores recuerda que son "los servicios de inspección municipales, autonómicos o de policía especial" los encargados de "vigilar" que se lleven a cabo, "correspondiendo la instrucción de los procedimientos sancionadores a las autoridades competentes de acuerdo con la legislación sectorial aplicable".

Las medidas a adoptar por los locales de hostelería y restauración que se encuentren en zonas en fase 1 de la desescalada se disponen en la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, que señala que "podrá procederse a la reapertura al público de las terrazas al aire libre de los establecimientos limitándose al 50 % de las mesas permitidas en el año inmediatamente anterior".

Y deberá garantizarse que se cumple la distancia física de al menos dos metros entre las mesas o en agrupaciones de mesas.

La ocupación máxima será de diez usuarios por mesa o agrupación de mesas, que deberán tener el tamaño adecuado para permitir la distancia mínima de seguridad interpersonal.

En cuanto a las medidas de higiene que deben tomar los locales para evitar el contagio, el artículo 16 indica que el personal deberá realizar la "limpieza y desinfección del equipamiento de la terraza, en particular mesas, sillas, así como cualquier otra superficie de contacto, entre un cliente y otro".

Con respecto a la mantelería, "se priorizará la utilización" de aquellas de "un solo uso" y, si esto no es posible, debe "evitarse el uso de la misma mantelería o salvamanteles con distintos clientes, optando por materiales y soluciones que faciliten su cambio entre servicios y su lavado mecánico en ciclos de lavado entre 60 y 90 grados centígrados".

Asimismo, estarán a disposición de los consumidores dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes y se evitarán las cartas de menús de uso común, así como elementos de autoservicio como "servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, y otros utensilios similares, priorizando monodosis desechables o su servicio en otros formatos bajo petición del cliente"

Respecto a los aseos, los clientes podrán hacer uso de ellos pero de manera individual, exceptuando aquellos casos en los que el consumidor necesite precisar asistencia.

En cuanto a la fase 2, ya se permite el acceso al interior de los locales para el consumo siempre que no se supere un 40 % de su aforo, salvo en las discotecas y bares de ocio nocturno.

Los usuarios sólo podrán estar sentados en mesas o agrupaciones de mesas, que deberán mantener la distancia mínima de seguridad, y deberán preferentemente hacer reserva quedando prohibido el consumo de alimentos y bebidas en barra.

En esta fase, el servicio en terrazas al aire libre se mantiene con las mismas medidas de seguridad implantadas en la fase 1.

En cuanto a las medidas de higiene, además de las directrices de la fase 1, al abrir los locales al público se deberá proceder a la limpieza y desinfección de los mismos al menos una vez al día.

Otra novedad es que se establecerá en el establecimiento un itinerario para evitar aglomeraciones en determinadas zonas y prevenir el contacto entre clientes.

Asimismo, los trabajadores que realicen el servicio en mesa "deberán garantizar la distancia de seguridad con el cliente y aplicar los procedimientos de higiene y prevención necesarios".

Ya en la fase 3 se permite el aforo de público en el interior del local en un 50 %, límite que podrá ser modificado por las comunidades autónomas en su respectivo ámbito territorial, "siempre que el mismo no sea inferior al 50 % ni superior a los dos tercios del aforo máximo".

El consumo dentro del local podrá realizarse sentado en mesa o agrupaciones de mesas y se permite ya el consumo en barra, siempre que en todos los casos se asegure la distancia de seguridad de dos metros entre clientes, y en las terrazas al aire libre se podrá tener un aforo del 75 % de las mesas, con una ocupación máxima de 20 personas -límite también modificable por las comunidades autónomas-.

Las medidas de higiene a seguir en esta tercera fase son las mismas que las establecidas en la fase 2 pero tienen como novedad la rebaja en las labores de limpieza y desinfección del local, siendo ahora de al menos una vez al día.