EFESevilla

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía tiene en proceso de elaboración la Estrategia Ética de los Servicios Sociales en Andalucía 2019, cuya aprobación está prevista en los próximos meses y de la que cabe destacar la participación por parte de los agentes sociales.

Este documento pretende marcar los pasos que hagan realidad la cultura ética basada en valores que demandan los cambios sociales del momento, así como los equipos profesionales y la propia ciudadanía, según ha informado la Junta en un comunicado.

De esta forma trabaja en un texto que supone una de las exigencias que plantea la Ley 9/2016, de Servicios Sociales de Andalucía, “desde el convencimiento de que el desarrollo de la red de recursos y de la capacidad de intervención de los servicios sociales requerirá, cada vez más, del apoyo de una estrategia que contemple los dilemas éticos a los que nos enfrentamos cada día”, ha indicado la consejera del ramo, Rocío Ruiz.

El proceso de consulta pública, que se están celebrando desde el mes de junio, pretende dar a conocer la planificación estratégica diseñada para los próximos cuatro años a través de sesiones de trabajo provinciales y recoger aportaciones o sugerencias de mejora al documento por parte de los diferentes agentes sociales y organizaciones de personas usuarias.

La estrategia incluye, entre sus compromisos, la creación de un Comité de Ética de los servicios sociales y, junto con las organizaciones profesionales y colegios profesionales, la creación de un Código de Ética Profesional que garantice: la reflexión ética en la práctica de la intervención social, el efectivo ejercicio de los derechos de las personas usuarias y el cumplimiento de los principios rectores del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía.

Asimismo, se promoverá la elaboración de un código ético como mecanismo orientador de sus acciones en los procesos de contratación, compras, almacenes, distribución logística y demás procesos de gestión administrativa.

Además, en el desarrollo de esta Estrategia se prevé la elaboración de la Carta de los Derechos y Deberes de las personas usuarias de los servicios sociales, así como articular el derecho a dar instrucciones previas para situaciones futuras de limitación de la capacidad de obrar respecto a la asistencia o cuidados que se le puedan procurar a las personas que lleguen a ser dependientes.

Las acciones llevadas a cabo en esta fase de redacción del borrador de la Estrategia han permitido definir un conjunto de valores y principios éticos relacionados con la prestación de los servicios sociales, tales como la dignidad, justicia, autonomía, bienestar, igualdad y participación.

La consejera se ha referido a la conveniencia de “atender, de algún modo, el desgaste que sufren los profesionales en los servicios sociales, motivado principalmente por los escasos recursos humanos que provocan colapso, listas de espera y presión asistencial”.

Ello exige que “promovamos el cuidado y el autocuidado profesional ya que las instituciones tienen que atender y respetar las necesidades de los trabajadores y trabajadoras”.