EFESevilla

El consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, ha presentado este martes una propuesta para el establecimiento de un nuevo modelo de financiación de las universidades públicas andaluzas, que los rectores han considerado "un buen punto de partida".

El objetivo del nuevo modelo es lograr un marco "estable", según ha explicado el consejero tras reunirse con los rectores de las diez universidades públicas de Andalucía, a los que ha presentado la propuesta, que será analizada y debatida a partir de hoy.

En declaraciones a los periodistas, Velasco ha indicado que el nuevo modelo, que pretende que pueda implantarse en el curso 2020-2021 y que tenga una vigencia de entre cuatro y seis años, busca que la asignación de recursos sea "equitativa", garantizando la suficiencia financiera.

Porque, según el consejero, el actual sistema de financiación es "un modelo de aluvión, carece de solidez y racionalidad" pues los recursos son asignados "sin criterios claros".

"Lo que buscamos es un nuevo modelo racional, justo y transparente", ha señalado Velasco, así como que "estimule a las universidades para llevar adelante sus proyectos".

Así, la propuesta presentada pone el foco en la consolidación de las grandes universidades (con mayor nivel de excelencia), al tiempo que potencia a las medianas para que alcancen esos estándares de excelencia y protege a las pequeñas para que se desarrollen en este mismo sentido.

"Ahora buscamos financiar el rendimiento, aunque garantizando la suficiencia o costes básicos", ha precisado tras indicar que el marco actual estaba pensado principalmente para cubrir costes "con una financiación vinculada más a la cantidad que a la calidad".

Así, el reparto propuesto incluye tres tipos de dotaciones: financiación de nivelación (que supondría entre el 5 y el 10 % del total), financiación básica (entre el 85 y el 90 %) y financiación estratégica (entre el 5 y el 10 % restante).

Tanto la financiación básica como la estratégica se decidirán en proporción del indicador relativo de escala y rendimiento, el cual se obtiene con el promedio de valores relativos de tres dimensiones: la carga docente, que se mide en términos de estudiante equivalente; los fondos captados por investigación y transferencia y los costes de personal.

En el caso de la financiación de nivelación, no sujeta a este indicador, la finalidad es cubrir parte de los costes fijos y compensar las economías asociadas a la dimensión, facilitando así la convergencia.

Para ello, se contempla una dotación fija, que se reparte a todas por igual, y otra parte denominada "de convergencia".

En cuanto a la financiación estratégica, su reparto se determinará en función del indicador de escala y rendimiento, pero el destino lo podrán decidir las propias universidades en función de sus necesidades y en el ejercicio de su autonomía.

"El objetivo no es otro que seguir promoviendo actuaciones de excelencia, permitiendo a las universidades la generación de incentivos para mejorar sus indicadores de rendimiento", ha apuntado el consejero.

El nuevo modelo de financiación no incluye, en cualquier caso, el presupuesto que la Junta de Andalucía destina a Universidades a través del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI), así como el Plan Plurianual de Infraestructuras, cuya dotación es independiente.

La Junta pretende implantar el nuevo modelo de manera paulatina para evitar cambios bruscos a corto plazo.

El presidente de la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía y rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez Ortega, ha dicho que el documento presentado por el consejero es "un buen punto de partida" y ha confiado en que pueda ser una "referencia" para los próximos años.

Aunque ha considerado "prematuro" establecer el periodo de vigencia del nuevo modelo, ha indicado que sería "razonable" que no fuera sólo de un año, sino para varios años.

"Todas las universidades públicas estamos en la mejor disposición para conseguir el mejor modelo", ha asegurado Gómez, que ha puntualizado, no obstante, que las universidades públicas andaluzas son "heterogéneas", una circunstancia que tendrá que ser "tenida en cuenta".

Ha agregado que hace falta más financiación para el sistema "globalmente" y ha dicho que todos los rectores están de acuerdo en que los intereses "particulares" de cada universidad tienen que hacerse "compatibles" con el conjunto del sistema.