EFEGranada

Investigadores españoles e italianos, entre ellos de la Universidad de Granada, han comprobado que cuando se añade miel de madroño a células de cáncer de colon cultivadas en el laboratorio se logra frenar su multiplicación.

Los autores esperan que estos resultados y el potencial antitumoral de este alimento se confirme en modelos en vivo, ha informado este jueves la Universidad de Granada, autora del estudio junto a las universidades de Vigo y la Politécnica delle Marche (Italia), que han analizado por primera vez el potencial de este producto mediterráneo frente al cáncer de colon, el más frecuente en España.

La miel que se extrae de las flores del madroño es apreciada en el sector apícola por sus características organolépticas, especialmente por su fuerte sabor amargo y color oscuro.

Los resultados, publicados en el 'Journal of Functional Foods', muestran que la miel de madroño es capaz de inhibir la proliferación de células tumorales cultivadas en placas de laboratorio.

En concreto, las de una línea de adenocarcinoma de colon humano y otra con características metastásicas muy utilizadas para investigar este tipo de tumor.

El catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada José Luis Quiles Morales, coautor de este estudio, explica que el plan propio de Investigación de la Universidad de Granada de 2018 ha financiado el intercambio de su laboratorio con el del doctor Maurizio Battino, coordinador de la investigación.

Según Battino, el tratamiento con la miel detiene el ciclo de las células tumorales regulando algunos genes, inhibe la migración celular, reduce la capacidad de formación de colonias e induce la 'apoptosis' o muerte celular programada a través de la modulación de otros genes clave y diversos factores 'apoptóticos'.

"También suprime el receptor del factor de crecimiento epidérmico llamado EGFR/HER2 y sus vías de señalización, que podrían constituir una atractiva diana en las terapias contra el cáncer por su importante función en los procesos de supervivencia y proliferación celular, así como en los de apoptosis y metástasis", agrega.

Los autores apuntan al potencial anticancerígeno de este producto natural, pero insisten en la necesidad de realizar nuevos estudios en modelos in vivo de cáncer de colon para confirmar sus efectos quimiopreventivos.

"Con estos datos todavía no se puede hablar de curación o prevención segura del cáncer colorrectal gracias a la miel de madroño", precisan los autores, para quienes este trabajo constituye no obstante un punto de partida para evaluar sus posibles efectos biológicos y anticancerígenos.

Se trata, agregan, de "una pieza más que evidencia cómo una alimentación sana, equilibrada y natural puede aportar compuestos bioactivos con posibles efectos interesantes en el control y desarrollo de enfermedades tan criticas como este tipo de cáncer".