El macroproceso sobre los ERE fraudulentos en Andalucía sigue su devenir en los juzgados y son muchas las dudas que surgen, una de ellas si los políticos de la Junta de Andalucía, 19 de ellos juzgados y condenados en la pieza política, deben seguir siendo acusados, lo que seguramente tendrá que resolver el Supremo.

Tras la pieza política, en la que fueron condenados los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán y está pendiente de recurso ante el Supremo, el problema surge con las piezas separadas, en una de las cuales (Acyco) fueron condenados los exdirigentes de la Consejería de Empleo mientras que en junio se enjuicia otra ayuda pero sin altos cargos acusados.

En el tercer juicio de los ERE, previsto para mañana pero aplazado a junio por un cambio de abogado del acusado, la Audiencia de Sevilla solo va a juzgar a un beneficiario de las ayudas y no a los responsables de su concesión.

Se trata del empresario Carles Vandellós, para el que la Fiscalía Anticorrupción pide cinco años de prisión tras recibir 148.000 euros.

Fuentes judiciales consultadas por EFE mantienen que en la pieza política ya fueron condenados por malversación continuada y a devolver los 680 millones concedidos ilegalmente entre los años 2000 y 2009 y, por tanto, no pueden volver a ser acusados de las ayudas que se dirimen en las piezas separadas.

La duda surge desde que la sección séptima de la Audiencia de Sevilla decidió sacar a los políticos de las piezas separadas porque consideró que no se puede acusar a una persona dos veces por el mismo hecho ("non bis in ídem").

Esta decisión llegó cuando la sección tercera de la Audiencia ya había abierto el juicio oral por las ayudas a Acyco, que concluyó con una condena de siete años de cárcel al exconsejero Antonio Fernández. Lo mismo ocurrirá en otras piezas, como la de Surcolor.

Algunas fuentes achacan las divergencias a un "error", otras hablan de un problema de interpretación y luego las hay que afirman que interesa políticamente que sean sentados de nuevo en el banquillo de los acusados.

El juicio previsto para mañana y aplazado se celebrará en la sección tercera de la Audiencia de Sevilla y con el mismo tribunal que este mes ha condenado a siete años y un día de cárcel al exconsejero de Empleo Antonio Fernández y a cuatro años y un día de prisión al ex director general de Trabajo y Seguridad Social Juan Márquez por las ayudas a la empresa Aceitunas y Conservas (Acyco).

En esta sentencia los magistrados consideraron que podían juzgar de nuevo a estas ex altos cargos porque los hechos eran distintos aunque este argumento difiere con la postura de Anticorrupción en el tercer juicio y que deviene de la decisión que adoptó en la fase de instrucción la sección séptima, que los apartó del resto de las piezas.

Quizás la instrucción del caso Acypo y la posterior condena sea un error si han sido enjuiciados en dos ocasiones por el mismo hecho pero será el Supremo quien tenga la última palabra.

Fuentes fiscales consultadas por EFE han precisado que no hay errores ni confusión en la exclusión de altos cargos ya que consideran que si en el tercer caso no se va a juzgar a los exresponsales políticos es debido a que ya está resuelta en otro procedimiento.

En este sentido, las fuentes añaden que no es la primera vez que se hace así. "El ministerio público en cada escrito fiscal tras estudiar el tema determina la participación de cada uno y si ya ha sido su participación investigada y juzgada en otro procedimiento".

Letrados defensores preguntados por EFE sí ven confusión y dudas en el caso ERE y subrayan que no se puede enjuiciar a una misma persona dos veces por un mismo hecho.

"El derecho penal se conforma con hechos y para abrir un nuevo procedimiento tiene que haber un nuevo hecho, que no se hayan juzgado con anterioridad", han insistido.