EFEMálaga

Los profesionales participantes en el XIII Symposium Anual de Pediatría han solicitado la “solidaridad” de padres y tutores legales para vacunar a los menores y erradicar enfermedades ante el auge y el peligro de la no vacunación que podrían “hacer renacer” males ya erradicados en Europa.

El director del Grupo Pediátrico Uncibay y jefe de Pediatría y Neonatología del Hospital Quirón Málaga, Manuel Baca, ha explicado a Efe que la no vacunación y la obesidad infantil son los ejes principales de este simposio, que pone en contacto a 280 profesionales de España para buscar soluciones ante esta problemática creciente.

Baca ha reconocido que la promoción de las vacunas para menores es la mejor prevención que hacen estos profesionales médicos y que supone “el primer escalón para fomentar la salud en los adultos”.

“Actualmente tenemos a Europa como una zona libre de polio, si dejamos de vacunar de polio la tendremos otra vez”, ha aseverado Baca, que ha reconocido que hay un porcentaje de la población que no reconoce el valor e importancia de las vacunas y que “incluso al ser padres consiguen que sus hijos no tengan ese derecho que tienen otros muchos niños”.

Ha señalado que el impacto de las noticias falsas en la vacunación es “tremendo” y que mucha información que buscan los ciudadanos en internet “está contaminada” y es tremendamente negativa tanto para la ciencia como para la salud pública.

Baca ha recordado que una de las primeras noticias falsas fue “el invento que hicieron de que la vacuna del sarampión se relacionaba con el autismo”, una información falseada por la que prestigiosa revista “Nature” tuvo que pedir perdón porque “había personas que se habían inventado los artículos” para fomentar la no vacunación de menores.

Ante los peligros de la no vacunación, Baca ha recomendado el consumo de la información oficial y ha señalado que la Organización Mundial de la Salud recoge en sus instrucciones que “para que una persona esté sana se solicita la vacunación” regida por un calendario.

Otro de los problemas que los pediatras españoles han analizado en este encuentro ha sido la obesidad infantil en España, que se sitúa “ocho o diez puntos por encima de la media de los países occidentales” en menores, un problema que será trasladado a la vida adulta si no se toman medidas a tiempo.

Para Baca, una de las claves es la educación de los hábitos de vida saludable, ya que la sociedad de la información y la comunicación ha encaminado a estos niños “al sedentarismo” en lugar de jugar y practicar deporte de forma habitual como sí se hacía años atrás.

“Hay que promover unos buenos hábitos de vida, es una cultura que se debe ir adoptando poco a poco como la del control de esfínteres o la del sueño, debe practicarse en casa”, ha señalado Baca, que ha reconocido la dificultad que atraviesan los menores para gastar el exceso de calorías que consumen a diario.

Por último, los pediatras españoles han señalado que para mejorar la salud de los menores es importante la información y la sensibilización, transmitir a los responsables institucionales que no es importante “solo la economía”, sino la propia salud, y la formación de profesionales médicos, que luchan cada día por mejorar en su trabajo con el paciente.