EFEHuelva

La Fundación Nao Victoria ha botado en las instalaciones del astillero de Punta Umbría (Huelva) el histórico navío Pascual Flores, construido en Torrevieja en 1917 para el próspero comercio de la sal, tras concluirse las labores de restauración a las que ha sido sometido.

Según ha informado la Fundación en un comunicado, la embarcación ha sido puesta a punto para "su perfecta navegación", tras el convenio firmado con el Ayuntamiento de Torrevieja para convertir este singular navío, patrimonio de su historia, en "embajador itinerante" para la promoción turística y su cultural de la ciudad.

Este barco irá destinado a hacer giras culturales, en las que difundirá la larga historia de los pailebot en el transporte de la sal, a través del contenido expositivo que se instalará en sus cubiertas, y que podrá ser visitado por el público y escolares de todas las ciudades en los que haga escala, con un programa de actividades diseñado en colaboración con el Instituto Municipal de Cultura 'Joaquín Chapaprieta Torregrosa' de Torrevieja.

Los trabajos de restauración y puesta a punto comenzaron el pasado mes de noviembre, cuando se sacó el barco del agua en los astilleros de Punta Umbría (Huelva), y en ellos han intervenido carpinteros, calafates e ingenieros, para dejar su estructura en perfecto estado. Tras su botadura, se llevará ahora al Muelle de Levante de Huelva donde se le instalarán los palos.

Una vez terminados los trabajos, el Pascual Flores será abierto al público en Huelva, y desde allí empezará su gira por distintos puertos del Mediterráneo, con una escala especial en Torrevieja, a la que regresa orgulloso de ser su mejor embajador turístico y cultural.

El Pascual Flores es un pailebot de 34 metros de eslora, construido en Torrevieja en 1917 para el próspero comercio de la sal, que desde la ciudad se llevaba a distintos puertos y fondeaderos del Mediterráneo y del norte y oeste de África.