EFESevilla

El bono turístico diseñado por la Junta para combatir los efectos de la crisis del coronavirus en el sector plantea una reducción del 25 % de la factura de un viaje, con un máximo de 300 euros, en todos aquellos desplazamientos que tengan un mínimo de tres noches de estancia.

Así lo ha detallado el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Juan Marín, al término del encuentro que ha mantenido con la Federación Andaluza de Agencias de Viajes para detallar cómo será este bono, que estará activo desde el próximo 1 de octubre hasta el 31 de mayo de 2021.

Marín ha explicado que durante este periodo se podrá hacer uso del bono hasta en tres ocasiones y que para ello no existe ningún requisito de renta, aunque sí será necesario estar empadronado en Andalucía y contratar la estancia a través de agencias de viajes que cuenten con el distintivo "Andalucía Segura".

Para disfrutar de la bonificación se debe elegir también alojamientos turísticos que dispongan de este sello y el viajero tendrá que rellenar unos documentos y posteriormente entregar su factura en un registro oficial, para que después las delegaciones territoriales hagan el abono del 25 %.

"Es un bono vinculado a la movilidad y se hace sobre el valor del viaje", ha dicho el vicepresidente andaluz, que ha argumentado que con esta iniciativa la junta pretende favorecer a las agencias de viajes, hoteles y que ese beneficio se traslade a la restauración y el comercio".

El bono turístico cuenta con una disponibilidad presupuestaria de nueve millones de euros que podría ampliarse en función de la respuesta de los ciudadanos a esta propuesta.