EFEMálaga

La Costa del Sol ha vivido el "mejor verano turístico de su historia" con 7.368.000 visitantes, el máximo registro alcanzado, que supera en un 4,1 por ciento las cifras del pasado año, mientras que los ingresos crecieron un 1,3 por ciento hasta situarse en 7.500 millones de euros.

El presidente de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, ha calificado de "espectacular" el verano, que ha superado las previsiones iniciales, que apuntaban a un incremento de visitantes del 3,2 por ciento respecto a 2018, y se ha caracterizado por el tirón del turismo nacional.

Las buenas cifras de la época estival alientan el optimismo para el cierre de 2019, en el que se espera que la Costa del Sol supere la barrera de los 13 millones de turistas y crezca un 4 por ciento, según Salado, quien ha precisado, no obstante, que hay que ser prudentes porque "hemos entrado -ha dicho" en un momento convulso y de mucha incertidumbre".

Entre junio y septiembre han crecido prácticamente todos los indicadores del sector, como la llegada de viajeros al aeropuerto de Málaga, que ha aumentado un 4,5 por ciento, hasta rebasar los 3,2 millones, un incremento que se ha sustentado tanto en el mercado internacional (4 %) como en el nacional (8,2 %).

Reino Unido se ha mantenido como el principal país emisor de pasajeros al destino, con un aumento del 1,7 por ciento en el periodo analizado y de 17.264 llegadas, en términos absolutos, mientras que España, que es el segundo mercado con mayor número de viajeros en verano, es el que más ha crecido en términos absolutos, con 32.563 pasajeros.

Otros mercados que destacan por su crecimiento son Irlanda y Francia, con subidas del 5,2 y 6,6 por ciento, respectivamente, en las llegadas al aeropuerto, y en el lado opuesto se sitúan Dinamarca y Alemania, con caídas del 10,2 y 1,7 por ciento.

Las llegadas en AVE siguen la tendencia al alza, con un aumento del 5,5 por ciento de usuarios llegados a la Costa del Sol este verano, mientras que las de pasajeros de cruceros han descendido un 32,9 por ciento.

En cuanto al movimiento hotelero, Salado ha detallado que los viajeros alojados en estos establecimientos han aumentado un 6,8 por ciento, un incremento que ha sido más intenso en el mercado nacional (12,8 %) que en el internacional (3 %), mientras que el total de pernoctaciones hoteleras ha subido un 3 por ciento hasta superar los 7,4 millones.

También destacan por su evolución positiva el empleo hotelero, que ha aumentado un 6,5 por ciento (1.106 empleos); la ocupación hotelera, 1,6 puntos y los ingresos medios por habitación disponible, que han subido un 4,5 por ciento hasta situarse en 104,65 euros.

Por su parte, los viajeros alojados en establecimientos reglados no hoteleros han ascendido un 11 por ciento, lo que ha elevado sus estancias un 7,6 por ciento.

El también presidente de la Diputación de Málaga se ha referido también al aumento de la oferta reglada, que arroja cifras de dos dígitos, con un incremento del 41 por ciento en el número de establecimientos turísticos y del 20 por ciento en las plazas, hasta alcanzar las 386.745 camas.

Respecto al "brexit", ha considerado que el británico va a seguir viajando al destino porque "la historia turística de Reino Unido está unida a la Costa del Sol", donde estos viajeros cuentan con amigos y propiedades, por lo que se encuentran "como en su propia casa".

Ante los indicadores que hablan de recesión en países como Alemania y bajada del consumo y del gasto en España y otros países europeos, Salado ha indicado que Turismo Costa del Sol llevará a cabo campañas especiales de refuerzo, sobre todo en el mercado británico y el alemán, así como para fidelizar al turista nacional.