EFEHuelva

El Parque Minero de Riotinto "se ha consolidado como el primer destino del turismo industrial de España gracias a los más de 92.000 visitantes recibidos en 2018", según ha asegurado la delegada territorial de la Consejería de Turismo, Justicia, Regeneración y Administración Local en Huelva, María Ángeles Muriel.

Lo ha hecho durante la presentación de la musealización de la galería Santa María, el túnel de acceso al mirador de la corta de la antigua mina de Peña de Hierro en Nerva en el Parque Minero de Riotinto, que es el resultado de un proyecto financiado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y la Junta de Andalucía en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía (PDR) 2014-2020.

El espacio cuenta ahora con diversas explicaciones sobre los oficios mineros, fotografías o incluso recreaciones de los sonidos del trabajo en la mina para facilitar la comprensión del oficio a los visitantes.

"La mina de la Peña de Hierro es uno de los principales enclaves del Parque Minero de Riotinto y se ha convertido en uno de los atractivos turísticos más destacados de la provincia", ha detallado Muriel, quien ha recordado que el tejido productivo de la cuenca minera ha estado centrado en este sector.

En este sentido, la responsable de Turismo de la Junta de Andalucía en Huelva ha apuntado que el turismo industrial "abre por tanto otras perspectivas al empleo y desarrollo local", al tiempo que ha resaltado la necesidad de potenciar este segmento como "fuente de riqueza, cultura y tradición puesto que es parte de la seña de identidad de la provincia onubense".

"Hablar de turismo industrial es hablar de la historia de un territorio, de su gente y de su cultura. El interés del turista por este tipo de actividad se basa en el interés por aprender y conocer el patrimonio económico de una zona, así como las actividades y oficios tradicionales algunos de los cuales se han perdido", ha señalado.

Finalmente, ha señalado que el segmento del turismo industrial tiene una doble vertiente, por un lado, la referida a las empresas que aún están en funcionamiento, que facilitan el conocimiento del trabajo que realizan con visitas a sus fábricas o minas; y, por otro, el patrimonio industrial.