EFEGranada

Granada estará conectada desde este miércoles a la Alta Velocidad con la entrada en servicio de tres circulaciones diarias por sentido con Madrid, lo que culmina una aspiración que empezó a gestarse hace casi dos décadas marcadas por retrasos y un aislamiento ferroviario que duró más de tres años.

Un día antes, el próximo martes 25 de junio, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, realizará el viaje inaugural de este AVE Madrid-Antequera-Granada, que recorrerá en poco más de tres horas los 568 kilómetros que separan ambas ciudades.

Fue a finales de la década de los noventa cuando se alzaron las primeras voces a favor de la conexión por AVE de Granada, si bien la primera traviesa del tramo entre Loja y Tocón no se colocó hasta febrero de 2003 entre discrepancias de la Junta de Andalucía, presidida entonces por Manuel Chaves, y el Gobierno de José María Aznar sobre la idoneidad de una doble plataforma, por la que finalmente optó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Desde el inicio de este proyecto, los retrasos y una sucesión de fechas incumplidas sobre la entrada en servicio del AVE -Las primeras previsiones situaron su llegada en el año 2007- han marcado la puesta en marcha de esta infraestructura.

La ubicación de la estación o la demanda vecinal para el soterramiento de las vías a la entrada de la ciudad (esto último aún sin resolver) también han sido objeto de discrepancia entre las administraciones local, autonómica o nacional de uno u otro signo.

Pero en todo este tiempo, la circunstancia de peores consecuencias llegó en abril de 2015, cuando debido a las obras del AVE a su paso por Loja (Granada) el tráfico ferroviario entre Antequera (Málaga) y Granada quedó cortado.

El aislamiento ferroviario, que según se anunció inicialmente duraría seis meses, se prolongó al final 40 meses, en concreto hasta el 26 de noviembre de 2018, cuando entró en servicio un Talgo que comunica Granada con Madrid en un trayecto de algo más de cinco horas que incluye parada en Linares (Jaén).

Para los empresarios, la llegada del AVE genera en el sector de la hostelería y el turismo unas "grandes expectativas", según ha indicado a Efe el presidente de su federación, Gregorio García, quien ha lamentado que hasta ahora Granada no haya podido ser competitiva con otros destinos con alta velocidad.

Para la federación, el AVE podría tener un impacto de crecimiento turístico de en torno al 15 o 18 por ciento, cifras provisionales que tendrán que suponer una "readaptación" del destino para su mejor promoción, una mayor presencia policial o la captación de eventos.

Según la patronal hotelera, el segmento de Reuniones, Eventos y Convenciones (MICE, por sus siglas en inglés) tiene que ser uno de los más favorecidos como único capaz de minimizar la estacionalidad y aumentar las pernoctaciones, objetivos permanentes de la federación.

García ha pedido a las administraciones, a partir de ahora, un esfuerzo económico importante en promoción para captar un turismo de calidad, con demandas concretas que incluyan la convocatoria de la Mesa del AVE y aborden el déficit histórico y compensaciones por el retraso en la puesta en marcha de la alta velocidad.

Aunque para la federación la llegada del AVE es motivo de satisfacción, advierte de que Granada sigue en una posición de "clara desventaja" para competir con otros destinos, por la escasez de frecuencias y los tiempos del trayecto, la inconcreción sobre conexiones con Málaga y Sevilla o los precios fijados inicialmente.

"El AVE llega a Granada mermado, demasiada duración, pocas frecuencias, la Variante de Loja en el limbo, igual que el soterramiento, merecemos más atención por parte de las instituciones", ha sentenciado García.

Con una oferta diaria de en torno a 2.000 plazas, los tiempos de viaje entre Madrid y Granada oscilarán entre las 3 horas 5 minutos y las 3 horas 19 minutos, según Renfe, que también pondrá en servicio el próximo miércoles, un tren Ave diario entre Granada y Barcelona.

En ambos casos, Renfe empleará los modelos de las series 102 y 112, vehículos de gran confort dotados con las últimas tecnologías. EFE