EFEMálaga

El verano deja cifras turísticas en la Costa del Sol similares a las de 2010 en viajeros y estancias, lo que evidencia el inicio de la recuperación de la actividad, que aún dista de los datos contabilizados en 2019, antes de la pandemia.

El presidente de la Diputación de Málaga y de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, ha hecho balance este viernes de la temporada estival, que ha ido "mucho mejor de lo esperado", lo que indica que "el camino de la recuperación de la actividad turística ya se ha iniciado".

"Podemos empezar a pensar que nos estamos despertando de lo que ha sido una horrible pesadilla", ha afirmado en rueda de prensa Salado, que ha detallado que, a la espera de los datos definitivos de septiembre, "sería razonable afirmar que este verano de 2021 ha sido como el de 2010".

A este respecto, se ha mostrado convencido de que "más de uno lo habría firmado a principios de este año, cuando la incertidumbre seguía siendo enorme".

Entre junio y agosto de este año, la Costa del Sol contabilizó 1,5 millones de viajeros en establecimientos hoteleros, lo que supone un aumento del 136,3 por ciento con respecto al mismo periodo del 2020 y un descenso del 21,8 por ciento en relación a 2019.

En cuanto a las pernoctaciones, se registraron 7,4 millones -en 2010 fueron 7,6 millones-, incluidas las 5,2 millones de noches en hoteles y 2,2 millones en establecimientos extrahoteleros, que representan un alza del 136 por ciento con respecto a 2020, aunque un descenso del 31,2 por ciento si se comparan con las del verano de 2019.

Salado ha indicado que "para obtener un nivel similar de pernoctaciones solo en hoteles, habría que retroceder a 2004", pero hay que tener en cuenta "lo mucho que ha cambiado" la oferta de alojamiento con la irrupción de las viviendas turísticas y las plataformas en línea.

El presidente de Turismo Costa del Sol ha incidido en que el mercado nacional ha sido el elemento clave en la reactivación de la actividad turística.

En concreto, se han contabilizado más de 1,3 millones de viajeros, que representan un incremento del 105,9 por ciento con respecto al mismo periodo de 2020 y del 27,3 por ciento respecto a 2019.

La ocupación hotelera media entre junio y agosto fue del 58,4 por ciento, lo que supone un aumento de 28 puntos porcentuales respecto al mismo periodo de 2020 y una bajada de 17 puntos respecto a 2019.

Otros indicadores como las llegadas al aeropuerto también reflejan esta evolución positiva, con 2,3 millones de llegadas acumuladas entre junio y septiembre, un 172 por ciento más que el pasado año, aunque aún un 46 por ciento por debajo del mismo periodo en 2019.

Las perspectivas para los próximos meses también apuntan a la reactivación de la actividad, ya que entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre se ofertarán 2,1 millones de plazas aéreas, lo que supone prácticamente recuperar el 90 por ciento de las ofertadas hace dos años.

De ellas, 481.834 procederán del Reino Unido, más de 400.000 corresponden a vuelos nacionales y 150.000 a asientos de vuelos desde Alemania.

En el último cuatrimestre del año, Turismo Costa del Sol centrará buena parte de sus esfuerzos en el mercado nacional, sin olvidar a los principales emisores internacionales, con casi una treintena de acciones promocionales.

La principal será la presencia en la feria World Travel Market de Londres, que se celebra del 1 al 3 de noviembre, que este año "se antoja fundamental por las muchas variables de incertidumbre" que presenta este mercado, ha manifestado Salado