EFESevilla

La Junta ha diseñado un plan para recuperar la fuerza del destino Andalucía tras la crisis del COVID-19, que tendrá una repercusión en la caída del número de turistas del 28,8 % en el 2020 en el escenario más favorable y del 60 % en el más desfavorable.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, y consejero de Turismo, Regeneración, Juan Marín, ha presentado un informe al Consejo de Gobierno sobre la posible evolución del turismo en la comunidad para el año 2020, a partir del cierre de mercados y parón de la actividad provocada por la pandemia del coronavirus y el nuevo Plan de Acción.

La Consejería de Turismo ha elaborado tres escenarios posibles con la "precaución" que conlleva cualquier estudio en unas circunstancias de enorme incertidumbre ante una situación sin precedentes.

El primer análisis plantea una rápida recuperación en el momento en el que se permita, de nuevo, la libre circulación de personas por motivos de ocio hasta llegar a niveles anteriores en un breve periodo de tiempo, con una estimación que cifra la llegada de turistas en 23,1 millones (9,3 millones menos que en el 2019), lo que implicaría un descenso del 28,8 % respecto al año pasado y supondría volver a niveles similares del 2013 y 2014.

En este contexto, la menor actividad turística implicaría un retroceso de los ingresos de 6.700 millones y la puesta en riesgo de 69.000 empleos en el sector.

En un escenario intermedio, los estudios de la Consejería dibujan una recuperación temprana del mercado nacional y una activación del internacional bajo las mismas pautas registradas en otros destinos turísticos tras el episodio de crisis sanitaria del Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS) en Asia en el 2003.

Con este pronóstico, la estimación es que en el 2020 lleguen a Andalucía 18,6 millones de turistas (13,9 millones menos que en el 2019), lo que supondría un descenso del 42,8 %, lo que implicaría una pérdida en los ingresos por turismo de 10.000 millones y pondría en riesgo unos 103.000 puestos de trabajo.

El escenario más negativo plantea una recuperación tanto del mercado nacional como del internacional al mismo ritmo que en el episodio del SARS en el 2003, con una estimación en llegada de turistas para el 2020 de 14 millones (18,47 menos que en el 2019), casi un 60 % menos.

El retroceso de la actividad implicaría 13.300 millones menos de ingresos y la puesta en riesgo de 137.000 empleos en el sector.

La Consejería de Turismo ha rediseñado su Plan de Acción 2020 para poder abordar un plan de choque contra la crisis del coronavirus con el objetivo de alcanzar los mayores impactos posibles en los mercados objetivos con la intención de ayudar a reactivar la actividad turística andaluza.

Otro objetivo es volver a posicionar la marca Andalucía en los distintos mercados emisores, situando a la región como un lugar preferido y prioritario respecto a sus competidores.

Asimismo, el consejero de Turismo ha dado a conocer en el Consejo de Gobierno el listado de 119 establecimientos ofrecidos por la Federación Andaluza de Hoteles y Alojamientos Turísticos para ser reutilizados como hospitales, en caso de que fuera necesario.

A estos establecimientos, se suman los 48 que se han ofrecido para alojar a personal de primera necesidad o a personas que necesiten desplazarse para el cuidado de personas mayores, niños o dependientes.