EFEMálaga

La lluvia ha obligado a acortar este jueves el tradicional acto de traslado por la Legión del Cristo de la Buena Muerte de Málaga -conocido popularmente como Cristo de Mena- hasta el trono donde, si el tiempo no lo impide, deberá realizar esta tarde su desfile procesional por las calles de la ciudad.

Los actos, seguidos en las calles por miles de malagueños, han comenzado a las 10:30 horas con el desembarco en el muelle 2 del puerto de la ciudad de los legionarios que acompañarán a la Congregación de Mena, cuyo Cristo está vinculado con la Legión desde 1921.

En un respiro concedido por la lluvia que registra la ciudad desde la pasada madrugada, los militares han llegado a bordo del buque de acción marítima Furor, uno de los más modernos de la Armada al haber sido entregado el 21 de enero de 2019, con 93,9 metros de eslora y 14,2 metros de manga.

Los legionarios han desfilado en el puerto ante las autoridades, encabezadas por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, quien también ha asistido al posterior traslado ante la casa hermandad de la Congregación de Mena.

A continuación, los legionarios han desfilado por las calles de la ciudad en un nuevo itinerario que han estrenado este año y han llegado a la plaza de Fray Alonso de Santo Tomás, donde se ubica la casa hermandad, minutos antes del mediodía.

En ese momento, las nubes que se cernían sobre la ciudad han confirmado su amenaza y han empezado a descargar una fuerte lluvia, que ha obligado a que una escuadra de gastadores de la Legión condujeran a hombros al Cristo de Mena directamente al interior de la casa hermandad y eliminaran el tradicional desfile por la explanada exterior.

El traslado se ha realizado a los sones del himno nacional, y posteriormente los más de doscientos legionarios que participan en los actos de la Congregación han cantado "El novio de la muerte" una pieza de cuplé que se adaptó como canción legionaria y que también entonan durante su procesión de cada Jueves Santo en Málaga.

Finalmente, en torno a las 12:20 horas, se ha producido la colocación del Cristo de la Buena Muerte mediante un sistema de poleas en el trono donde saldrá en procesión, con un peso de 2.650 kilogramos, y que será portado esta tarde por 242 hombres.

La imagen es un crucificado neobarroco de madera tallada y policromada que realizó el escultor malagueño Francisco Palma Burgos en 1942, para lo que se inspiró en la imagen original del granadino Pedro de Mena y Medrano, desaparecida en mayo de 1931 tras la proclamación de la II República.