EFESevilla

El 70 % de los andaluces valora la calidad-precio por encima de cualquier otro factor en la hostelería, sector sobre el que los consumidores del sur de España cada día están mejor informados y son más exigentes con la calidad de servicio.

Estas son algunas conclusiones de la segunda edición del estudio "La percepción de la hostelería en España" de la Fundación Cruzcampo, en el que se confirma que hay un "consumidor inteligente, bien informado, con opinión propia y que valora la relación calidad-precio por encima de todo", según ha informado en un comunicado.

Aunque el cambio en el perfil del consumidor se atisbaba en la anterior edición del informe, ahora se acompaña de una recuperación del consumo y un aumento de las visitas a establecimientos hosteleros.

Las cafeterías, bares y bares de tapas son el tipo de establecimiento preferido por los andaluces, muy por encima de los establecimientos de comida rápida, a los que poco más de uno de cada diez entrevistados asegura acudir al menos una vez a la semana.

El consumidor del sur de España reconoce ser más exigente a la hora de valorar un establecimiento, de forma que la relación calidad-precio es el aspecto más importante para el 71 % de los encuestados, seguido de la calidad de la restauración (65 %) y de las instalaciones, el ambiente y la imagen que proyecta el local (aproximadamente el 50 % de las respuestas).

La cordialidad y la eficiencia siguen siendo dos cualidades imprescindibles en un camarero profesional, cobrando incluso más importancia que en 2017.

Entre los aspectos más valorados por el consumidor en el personal de sala también destacan otros como el conocimiento de la oferta, una presencia adecuada o el asesoramiento que se brinda al cliente.

También queda reflejada en el estudio de la Fundación Cruzcampo la relevancia del consumo de cerveza en hostelería, ya que casi el 90 % de los entrevistados reconoce tomar cerveza con o sin alcohol.

El dato es especialmente significativo en Andalucía, cuya frecuencia de visitas a cervecerías supera en cinco puntos la media nacional.

Asimismo, el consumidor andaluz valora los establecimientos hosteleros de España, situándolos por encima de los extranjeros y destacan favorablemente aspectos como la elaboración de los platos e ingredientes (66 %), los precios (61 %), el trato de los responsables de atención al cliente (50 %), la creatividad/innovación en su oferta (48 %) y la profesionalidad (32 %).

Sin embargo, los servicios ofrecidos -wifi, comida para llevar- tienen una valoración similar en otros países.