EFEMálaga

Los alojamientos turísticos de Andalucía prevén una ocupación media del 73 por ciento entre julio y septiembre, que superaría en más de 11 puntos los datos del verano de 2019, año de récord turístico en el que se alcanzó el 61,5 por ciento de ocupación.

Así lo reflejan los datos del sondeo elaborado por el Sistema de Análisis y Estadística del Turismo de Andalucía (Saeta), que no incluye las reservas que se puedan cerrar a última hora, según ha informado este viernes la Consejería de Turismo en un comunicado.

El vicepresidente y consejero de Turismo de la Junta en funciones, Juan Marín, ha afirmado que "son unos datos muy positivos que muestran que Andalucía sigue siendo un destino preferente para cualquier viajero, un territorio seguro, con una oferta variada, donde disfrutar de estos meses de verano".

Estas previsiones "hacen pensar en un importante impacto económico y posibilidades de empleo" y que la comunidad sigue en la "senda de crecimiento para recuperar todo el turismo que se perdió durante la pandemia", ha señalado.

Según el sondeo, el mayor grado de ocupación se registrará en los establecimientos hoteleros (hoteles, hoteles-apartamentos, hostales, pensiones o albergues) con un 74,2%, seguido de los extrahoteleros (70%).

Del análisis por zonas se desprende que el litoral andaluz prevé alcanzar el 80% de ocupación, mientras que las localidades de interior se situarán en el 58%.

Por provincias, destaca Málaga, que se sitúa en el 80%, seguida de otras del litoral como Huelva (77%), Cádiz (76%), Almería (73%) y Granada, que alcanza el 65,7%, y ya en el interior, Córdoba prevé una ocupación que roza el 57%; Sevilla apunta al 56% y Jaén, un 50%.

Para estos meses estivales, será el mercado de proximidad (viajeros de Andalucía y del resto de España) quienes reactiven en mayor medida la actividad turística de la comunidad, con un 26% y un 29% respectivamente del total.

No obstante, se observa más actividad en los mercados extranjeros, en especial el británico, que supone ya casi un 13%.

En este sentido, Turismo indica que hay que tener en cuenta la situación de incertidumbre provocada por el conflicto de Ucrania y su impacto en la escalada de precios de los combustibles, que puede hacer variar la evolución de los mercados emisores.

El estudio elaborado por Saeta apunta también a que más de la mitad (53%) de los empresarios de alojamiento de la comunidad aseguran que sus negocios ya han alcanzado los niveles de demanda que tenían antes de la crisis.