EFEGranada

El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Juan Marín, se ha mostrado contrario a la implantación de una tasa turística en Andalucía al considerar que la mayor aportación al sector la hacen los turistas con los 22.000 millones de euros que llegan desde el consumo, el IRPF o vía IVA.

Marín ha hecho estas consideraciones durante un desayuno organizado por el periódico Ideal y después de que el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, haya pedido autonomía a los ayuntamientos para que puedan fijar una tasa turística cuyos ingresos puedan dedicarse a la rehabilitación del patrimonio.

El consejero de Turismo ha reiterado su rechazo a implantar una tasa turística y ha defendido que la mayor aportación al sector que hacen los visitantes son los 22.000 millones de euros que se ingresan vía consumo, con el IRPF y el pago del IVA.

"Y con la situación que tenemos ahora, abrir esa vía no será beneficioso", ha sentenciado Marín, que ha añadido que esa posible vía de ingresos tampoco garantizaría que lo recaudado se pudiese destinar a rehabilitación.

Frente a la propuesta de la tasa turística, el vicepresidente de la Junta ha apostado por regularizar los alojamiento turísticos y limitar los espacios, especialmente en centros urbanos, con el objetivo de evitar la masificación.

"Hay que convencer al Gobierno para la regulación del sector a nivel estatal y que luego las comunidades autónomas tengamos las competencias para la inspección y seguir de cerca lo que hacen los ayuntamientos frente a la tasa que creo que no soluciona absolutamente ningún problema", ha propuesto Marín.

Como ejemplo, el consejero de Turismo ha explicado que el Patronato de la Alhambra ha tenido este año 33 millones de inversión y que la tasa supondría solo un millón.

"El problema va por otra línea y recaudamos más si no generamos cortinas de humo", ha apuntado Marín, que ha reivindicado una regulación a nivel nacional de los alojamientos.

El titular de Turismo ha apuntado que con los alojamientos ocurre como con las licencias de VTC o de taxis, que requieren de una regulación estatal o que el Gobierno ceda al cien por cien las competencias y los recursos, lo que se complica "sin gobierno".

También en clave turística, el vicepresidente de la Junta ha apuntado el plan andaluz que de manera anticipada trabaja para captar nuevos mercados turísticos y minimizar así el impacto de un Brexit duro, lo que se hará con un incremento de 4 millones de euros en promoción.

"Antes de que nos lleguen las lluvias vamos a abrir los paraguas", ha asegurado Marín, que ha adelantado que el número de vuelos crecerán octubre y noviembre un 1,8 % respecto al año anterior y que las visitas también aumentarán en Andalucía por encima de la media nacional.