EFEGranada

Miles de personas han recibido esta tarde con pintura al Cascamorras en Guadix (Granada), tras su intento fallido de este pasado viernes de recuperar "inmaculado" a la Virgen de la Piedad, patrona de la vecina localidad de Baza.

Esta particular celebración, declarada de Interés Turístico Internacional desde 2013 y que aspira a ser reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, nació hace 529 años cuando Juan Pedernal, un obrero de Guadix, encontró en unas obras de Baza la imagen de la Virgen de la Piedad, patrona de los bastetanos, e intentó llevarla a su pueblo.

La justicia de entonces decidió ante la falta de acuerdo que Guadix mandara cada año a un representante a tierras vecinas y, si llegaba limpio, regresaría con la imagen, mimbres de una batalla que Guadix volvió a perder el viernes mientras los participantes teñidos con pintura negra coreaban "Y no se la lleva, y no se la lleva".

El Cascamorras, representado este año por Antonio Vera, ha sido recibido a partir de las seis de la tarde desde el barrio de la Estación por los vecinos de Guadix con pintura, especialmente azul y roja, como "reproche" por volver un año más sin la patrona de Baza.

Horas antes, la localidad ha celebrado también una versión infantil de la tradición, una iniciativa que desde hace ya varios años pretende formar a la cantera y enseñar el origen de la fiesta.

El Ayuntamiento de Guadix ha contando con un dispositivo especial, por el que el pasado viernes celebró una Junta Local de Seguridad, que ha implicado a efectivos de Guardia Civil, Emergencias 112, Policía Local, Bomberos y Protección Civil, entre otros cuerpos.

Durante la carrera se han establecido regulaciones de tráfico, se han preparado dispositivos sanitarios, y se ha contado con medidas de seguridad especiales para garantizar que la fiesta se desarrolle con total normalidad.