EFEGranada

Sierra Nevada ha estrenado este sábado su temporada invernal con 8,5 kilómetros esquiables repartidos por once pistas, una ocupación hostelera media del 50 % y más de 4.000 esquiadores que han tenido el uso obligatorio de la mascarillas como la única restricción vinculada a la pandemia.

Según han informado a Efe fuentes de Cetursa, la empresa que gestiona la estación andaluza, el primer día de la temporada ha ofrecido un desnivel de 925 metros y once pistas activas en las zonas de Borreguiles y El Río.

Sierra Nevada ha contado en su primer día con seis remontes para acceder a las pistas, que acumulan entre 20 y 40 centímetros de espesor de nieve calidad polvo gracias al trabajo de los cañones de producción de nieve y las últimas precipitaciones.

En este arranque de la temporada, Sierra Nevada ha recibido a más de 4.000 esquiadores y otros 200 visitantes, cifra que representa uno de los mejores estrenos de temporada para Sierra Nevada, especialmente cuando este inicio se produce en el mes de noviembre.

La ocupación hotelera ronda el 50 % de media en una jornada con temperaturas de hasta menos tres grados en Pradollano.

La estación andaluza mantiene el uso obligatorio de la mascarilla como única restricción vinculada a la pandemia que sí marcó la temporada pasada los aforos y los accesos a Sierra Nevada.

La estación ha registrado un récord de ventas anticipadas al superar en un 38 % el mejor dato de la historia de Sierra Nevada y doblar cifras de 2016 y 2017.